Problemas. Alicia sólo le pide a las autoridades la oportunidad de tener una casa para sus hijas. Foto: Vanguardia/Omar Saucedo
Aunque quiso participar, el cambio de domicilio y las actividades domésticas le impidieron acudir a la casilla que le correspondía e incluso a una especial
Me dijeron que podía ir a votar en la central, hasta allá y, pues, yo tengo dos niñas y no tengo quien me las cuide”.
Alicia, ama de casa.

“Yo nunca he votado”, dijo Alicia, una joven madre de 23 años de edad, que cuida de sus dos hijas en un pequeño tejaban en medio de Morelos Quinto Sector, ahí en donde el sol se refleja de lleno en el piso de tierra y piedras calientes, las familias duermen tras improvisadas puertas de madera y bajo láminas oxidadas. 

Han pasado más de cinco horas desde que se abrieron en Saltillo el total de las casillas para votar, y es así como Alicia dice resignada que aunque ella quería acudir a votar, el no contar con una persona que cuidara de sus dos niñas, le impidió ir hasta la central de la ciudad para ejercer su voto. 

 

“Me dijeron que podía ir a votar en la central, hasta allá y, pues, yo tengo dos niñas y no tengo quien me las cuide. Yo tengo mi credencial de Nuevo Teresitas, de ahí del cañón, por eso. Aquí tengo un mes y medio”, relata a las afueras de su casa admitiendo que si anteriormente no había ido a votar, era porque no le había llamado la atención, hasta las presentes elecciones. 

“Como vamos a las juntas que hacen aquí cerca, sí nos dijeron que teníamos que votar, no por quien ellos nos dijeran, sino por quien nosotros quisiéramos. Y, pues, yo le comenté a mi esposo y me dijo pues ve. Mi esposo no tiene credencial, él trabaja en el mercado de abastos, es chofer, sí tenía pero se le perdió, trabajaba en un taxi y se le perdió ahí”.

 

Con apenas un mes y medio en el sitio, comparte que antes vivió en un rancho cercano a la ciudad hasta que se le dificultó pagar la renta, pues su esposo es el único proveedor de dinero en casa. 

Por eso, al preguntarle qué le pediría al nuevo presidente de México y al próximo alcalde de Saltillo, Alicia dice que para ella lo más importante es tener un techo propio y seguro para sus hijas de uno y tres años de edad.