Los hechos pasaron entre 2009 y 2016 en Campo de Morvedre (Valencia). Foto: Archivo
El hombre era educador de una congregación religiosa, y aprovechaba su papel para captar a los menores. Se los llevaba de viaje y hacía excursiones y acampadas donde dormía a solas con ellos

España.- Un hombre, de 32 años y nacionalidad española, ha abusado sexualmente y violado de forma repetida a al menos siete niños de entre 8 y 15 años. En el juicio, ha asegurado que eran "colegas" y que no han tenido nunca ningún contacto sexual.

Los hechos pasaron entre 2009 y 2016 en Campo de Morvedre (Valencia). El hombre era educador de una congregación religiosa, y aprovechaba su papel para captar a los menores.

El hombre abusó y violó a los niños durante casi una década. El acusado se encontraba con los menores, se los llevaba de viaje y hacía excursiones y acampadas donde dormía a solas con ellos, según informa el Diario Información.

Las víctimas más pequeñas tenían solo 8 años, y una de ellas tiene trastorno del espectro autista. El hombre ha intentado justificar su relación con los niños diciendo que eran todos "colegas".

Se ponía violento si no aceptaban

Según ha explicado una de las víctimas en el juicio, que ha empezado este lunes, el procesado practicaba felaciones y violaba a los menores. Además, si los niños se negaban a las agresiones sexuales, se ponía violento.

El chico que ha testificado contra él, que ahora tiene 19 años, ha asegurado que "tenía miedo" de llevarle la contraria y, ante las violaciones del hombre, llegó a llorar o suplicar" para que parara.

Las violaciones las llevaba a cabo en los numerosos viajes que organizaba e, incluso, en el domicilio de un familiar suyo en Sevilla.

Más de 100 años de prisión

El hombre, en aquel momento, era estudiante de Magisterio y miembro de la comunidad religiosa, a través de la cual llegaba a las víctimas para violarlas.

La fiscal del caso pide para él hasta 111 años de prisión, por cuatro delitos de agresión sexual (tres de ellos, continuados) y siete delitos de abusos (tres de forma continuada).

El acusado, además de organizar viajes y salidas en los que se llevaba a los niños con el permiso de sus padres, también les daba clases "gratis" para ayudarlos con sus estudios. Todo esto con la intención de aprovecharse de ellos.

Denunciado por víctima

El chico ha testificado este lunes, después de aguantar en silencio durante tantos años todos los abusos y las agresiones del hombre, para que "no pase lo mismo" a otros niños.

Ahora el juicio continúa en la Sección Tercera de la Audiencia de Valencia.