Heroína. El texto cuenta la historia de Magda Ritter, quien trabajó catando los alimentos del líder nazi. | Foto: Especial
La nueva novela del escritor americano está inspirada en la vida de Margot Wölk y plantea un final alternativo para el líder del Tercer Reich

En diciembre de 2012 The Associated Press publicó una entrevista con Margot Wölk, quien hasta entonces muy poco había hablado de su rol durante el Tercer Reich como una de las selectas mujeres encargadas con probar la comida del Führer para protegerlo de potenciales atentados a su vida con veneno.

De las 15 miembros de ese equipo, a sus 95 años, ella era la única que quedaba con vida y cuando la historia llegó a al escritor de origen irlandés V. S. Alexander, quien en entrevista vía correo electrónico con VANGUARDIA reveló que siempre había querido hacer una novela sobre el Holocausto y cuando supo de Wölk, reconoció que había encontrado el tema que buscaba.

“La Catadora de Hitler” (“The Taster” en inglés) publicada y distribuida por Editorial Planeta en nuestro país cuenta la historia de Magda Ritter, quien tras las bombardeos en Berlín es enviada por sus padres a vivir en las montañas, donde le encontrarían trabajo en el Berghof, la casa de descanso de Adolf Hitller, como una de sus catadoras de comida y se verá envuelta en un plan para acabar con la vida del líder antes de que continúe su plan de un Reich de tres mil años. Es un thriller que cautiva al lector y lo adentra en una fascinante historia.

“Por años yo quise escribir una novela sobre el Holocausto”, comentó Alexander, “pero fallé en obtener una idea que funcionara, que incluso pudiera sostenerse ante los libros y películas que ya han sido producidos. Cuando leí el artículo de la AP supe -finalmente- que esta era la historia que necesitaba”.

V. S. Alexander señaló que la investigación que a través de los años hizo, en busca de una historia adecuada para contar, ayudó mucho en la creación de este libro, y que su heroína, Magda Ritter, pronto cobró vida propia como personaje.

“Tal vez eso suene extraño, pero si tú eres un escritor sabes de lo que hablo. Puse a Magda cerca de Hitler porque quería que él estuviera en contacto con ella y no que fuera un elemento aislado. Hasta donde sé ninguna de las catadoras tuvo contacto con él”, expresó.

Y, en efecto, ni Margot Wölk ni ninguna otra de sus compañeras llegaron a entrar en contacto directo con el hombre a quien a diario, de manera potencial, le estaban salvando la vida. No había en ella elementos que la diferenciaran de los otros catadores.

Sin embargo, Alexander no tuvo la oportunidad de conocerla antes de su muerte en 2014, pero a pesar de ello, a través de las entrevistas que le hicieron, pudo tomar algunos elementos de la persona para incorporarlos en su protagonista.

“Yo incorporé algunos elementos de su vida en la novela y leí libros y testimonios de aquellos cercanos a Hitler. Esas historias me dieron una mejor imagen de Hitler como un personaje de tres dimensiones”, agregó.

Magda Ritter se ve involucrada en esta trama de traición gracias al capitán de las SS Karl Webber, con quien, además desarrolla un vínculo amoroso, generando así una historia paralela de amor y servicio.

“Cuando uno escribe nunca estás seguro de cómo las acciones inesperadas de un personaje sucederán, pero estuve satisfecho con las escenas añadidas la libro. Karl, su interés romántico y futuro esposo, es el catalizador detrás del cambio de Magda de la inocencia al conocimiento; una parte importante de su arco dramático. No estaba conscientemente tratando de representar algo a través de ello pero algunos me han señalado que el amor puede florecer hasta en los más duros tiempos”, comentó el escritor fascinado por los recovecos de la Segunda Guerra Mundial.

Respecto a Hitler, cuya cercanía con Ritter le permite al lector conocerlo, aseguró que tomó testimonios de sus allegados y explicó que buscó incluir “el comportamiento extraño e hipócrita de el hombre considerado como uno de los más notorios y malvados dictadores del mundo”. 

“De esos testimonios encontré a un hombre que podía ser amable con su equipo de trabajo, generoso con aquellos a quienes admiraba, arreglaba matrimonios, mostraba amor por su perro y condenaba los horrores del matadero ganadero. Qué extraño era que Hitler pudiera incomodar a sus oficiales nazis en la mesa con sus charlas sobres crueldad animal pero no tuviera remordimiento alguno en matar a millones de judíos y cometer crímenes de guerra”, añadió.

Frente a estas paradojas, el autor, afirma que se debe saber del líder nazi para no repetir la historia.

Confesó que en algún momento se sintió incapaz de escribir la historia pero su musa, Magda Ritter, lo motivó a continuar, y actualmente “La Catadora de Hitler” se ha publicado en varios países e idiomas, incluido México, y ya tiene puesta la mira de los productores de Hollywood para hacer una película de él.

¡No se lo Pierda!
La catadora de Hitler 

V.S. Alexander
Editorial: Planeta
Colección: Fuera de colección
Número de páginas: 368