Foto: Alejandro Tamayo/The San Diego Union-Tribune
Los pacientes están siendo tratados en áreas de recepción y vestíbulos, mientras que los médicos y las enfermeras dicen que carecen de personal, ventiladores y pruebas para cuidarlos adecuadamente

Por:  WENDY FRY / ALEXANDRA MENDOZA

TIJUANA - Dentro de las salas de emergencia y hospitales de Tijuana, los profesionales de la salud están trabajando en turnos dobles y triples, sin el equipo que necesitan, ya que sus colegas se enferman, uno tras otro.
Los pacientes están siendo tratados en áreas de recepción y vestíbulos, mientras que los médicos y las enfermeras dicen que carecen de personal, ventiladores y pruebas para cuidarlos adecuadamente.

Al menos 14 profesionales de la salud han dado positivo por COVID-19 y dos están en cuidados intensivos en todo el estado, confirmaron el jueves funcionarios de Baja California.

"Al salir del hospital hoy, sentí que me iba de una zona de guerra”, dijo un médico local, quien dijo que no podía ser identificada porque no estaba autorizada a hablar con los medios sobre la situación.

La falta de recursos y capacitación ante la pandemia ha provocado una serie de protestas de los trabajadores en el sistema de salud pública de México en las últimas semanas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que el sistema no tiene la cantidad de médicos y enfermeras que necesita a medida que la epidemia comienza a aumentar en México.

Las enfermeras describieron la situación dentro del Hospital General en Tijuana como "desesperante" y "muy grave", el viernes.

"Ya estamos completamente llenos", aseveró una enfermera, quien dijo que no estaba autorizada para dar su nombre o hablar con los medios sobre las condiciones dentro del hospital.

Foto: Alejandro Tamayo/The San Diego Union-Tribune

Durante el aguacero del viernes, una pequeña multitud de pacientes se acurrucó debajo de un toldo fuera de la Clínica IMSS 20, otro hospital general en Tijuana. Muchos de ellos tosían y usaban máscaras mientras esperaban más de 30 minutos para que los dejaran entrar para recibir atención médica.

Un médico fuera del hospital dijo que no estaba autorizado para hablar con los medios sobre lo que estaba sucediendo dentro.

Reyna Beltrán, ex presidenta del Colegio de Enfermeras Quirúrgicas de Baja California y vicepresidenta de la Federación de Enfermeras Quirúrgicas de la Región Norte, trabaja como enfermera en la Clínica IMSS 20.

Ella estimó que al menos 20 profesionales de la salud, incluido el director del hospital, las enfermeras, los médicos, el supervisor de la sala de emergencias y varios asistentes están enfermos con sospechas de infecciones por coronavirus, algunas de forma crítica.

Ella dijo que tuvo que buscar en sus farmacias de Tijuana máscaras y guantes a precios razonables para sus colegas porque "la gente se enferma" y el hospital se está quedando sin suministros.

"Hay un brote de COVID-19 entre médicos y enfermeras, debido a un mal proceso de diagnóstico y porque no teníamos el equipo de protección personal ...", dijo Beltrán.

El jefe de medicina interna del Hospital General, el Dr. Francisco Alejandro Gutiérrez Manjarrez, envió una carta urgente el jueves a los funcionarios de salud estatales destacando la necesidad del hospital de más equipos de protección personal, incluidos guantes, máscaras N95 y cubiertas de zapatos.

La carta de Gutiérrez decía que el equipo de protección personal "se usaría para atender a pacientes con neumonía atípica, sospecha y confirmación de infección por SARS-COV2". La redacción es significativa porque Gutiérrez es el primer médico local en vincular oficialmente los casos de neumonía atípica con las infecciones por coronavirus.

Muchos miembros de la comunidad y algunos profesionales de la salud médica han alegado que los funcionarios de salud mexicanos están ocultando la verdadera cantidad de casos de coronavirus al clasificarlos en su lugar como casos de "neumonía atípica". Las autoridades han negado esas afirmaciones.

Para la mayoría de las personas, el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Pero entre los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y muerte.

Hugo López-Gatell, quien se desempeña en el Ministerio de Salud de México como subsecretario de promoción y prevención de la salud, dijo el miércoles que el número de casos reales de coronavirus es "casi seguro" 8.3 veces más que el número de casos confirmados. López-Gatell dijo que basó sus estimaciones en el mismo modelo y extrapolación que los funcionarios de salud ya usan para rastrear casos de influenza.

Hasta el viernes, Baja California tiene 304 casos confirmados de coronavirus, y 25 pacientes han muerto por la enfermedad. Sin embargo, los expertos en salud consideran que ese número es solo una fracción del total de casos porque las pruebas están severamente limitadas en Baja California y México. La falta de pruebas disponibles también ha sido una preocupación en todo el mundo, incluso en San Diego.

Los paramédicos voluntarios en Tijuana temen que si la situación empeora, ya no podrán ayudar a las autoridades transfiriendo pacientes con coronavirus o neumonías atípicas a los hospitales locales.

"Responderemos dentro de nuestras capacidades", dijo Mario Montes, presidente de la Asociación de Grupos de Rescate de Tijuana. "Pero también tenemos familias, por lo que debemos ser seguros y responsables".

Foto: Alejandro Tamayo/The San Diego Union-Tribune

En Tijuana, la Cruz Roja y el departamento de bomberos responden a todas las llamadas médicas de emergencia. Las asociaciones civiles, como los grupos de rescate voluntario y las ambulancias privadas, sirven como una línea de defensa adicional.

El jueves, una coalición de grupos de rescate voluntario y paramédicos advirtió que carecen del equipo necesario para proteger a los pacientes y a ellos mismos.

"Si usa una ambulancia para COVID-19, debe descontaminarla, de lo contrario está poniendo en riesgo a más personas", dijo Montes.

Y se espera que los casos en Tijuana solo aumenten.

"Cuando las cosas se salgan de control, tendremos que responder", dijo Montes. Sin embargo, si no hay máscaras y guantes disponibles, no podrán ayudar, dijo.

Orlando Jiménez, miembro del grupo Rescate Tijuana, ha trabajado como paramédico durante 24 años y dijo que nunca imaginó una emergencia de esta magnitud.

Él dice que los grupos de rescate han celebrado reuniones desde que vieron la situación en China, anticipando que las cosas podrían complicarse en Tijuana.

“No hay equipo de protección incluso para médicos y enfermeras. ¿Qué podemos esperar de nosotros? dijo Jiménez.

Funcionarios de salud mexicanos dijeron el viernes que un avión lleno de equipos médicos y de protección personal desde China estaba programado para llegar este fin de semana.

El Secretario de Salud de Baja California, Alonso Pérez Rico, dijo el viernes que solo 113 pacientes con casos confirmados de coronavirus están hospitalizados en todo el estado. Sin embargo, reconoció que el verdadero número de casos en la comunidad es probablemente mucho mayor, e instó a las personas a continuar practicando el "distanciamiento seguro" y permanecer en sus hogares.

“Quédate en tu casa. Quédate en tu casa. Quédese en su casa ", instó.

El equipo profesional de baloncesto de Tijuana, los Zonkeys, han donado su estadio para servir como un hospital adicional, y ya se han instalado 92 camas de hospital allí, dijo.

Todavía no recibe pacientes porque los hospitales públicos en Tijuana aún no están 100 por ciento llenos, dijo Pérez Rico.

"Este es nuestro Plan B. Tenemos un Plan C y ya estamos elaborando un Plan D", dijo el viernes el funcionario de salud estatal.

La semana pasada, el estado creó un formulario de Google para reclutar voluntarios con experiencia en atención médica para atender a pacientes con COVID-19.

Un total de 865 personas se habían inscrito hasta el jueves. Pérez Rico dijo que todos los aceptados en el programa recibirán capacitación.

El fotógrafo Alejandro Tamayo contribuyó a este reportaje

(Tomado de The San Diego Union-Tribune)