Foto: Especial
Ante el retraso en el suministro de vacunas, la Unión Europea explorará "todas las opciones y medios legales" para hacer que farmacéuticas cumplan con las dosis prometidas, entre ellas evitar que se exporten a otras naciones

BRUSELAS, Bel.- El presidente del Consejo europeo, Charles Michel, es partidario de que la Unión Europea (UE) utilice "todos los medios legales" a su disposición para conseguir que las compañías farmacéuticas entreguen todas las dosis prometidas si no se encuentra una "solución satisfactoria" a los problemas de suministro de vacunas.

En una carta enviada a los primeros ministros de Grecia, Austria, Dinamarca y República Checa, que habían trasladado al belga su preocupación por el ritmo de vacunación en el bloque, Michel muestra su apoyo a utilizar "el diálogo y la negociación" como estrategias para encontrar salidas a las dificultades de distribución.

"Sin embargo, si no se encuentra una solución satisfactoria, creo que deberíamos explorar todas las opciones y utilizar todos los medios legales a nuestra disposición en los Tratados", añade en la misiva el presidente del Consejo europeo, institución que representa a todos los jefes de Estado y de Gobierno.

El exprimer ministro belga añade que entre estas posibilidades, y si fuera oportuno "políticamente", se encuentra la opción de recurrir al artículo del Tratado de Funcionamiento de la UE que permite adoptar "medidas adecuadas a la situación económica, en particular si surgen dificultades graves en el suministro de determinados productos".

"Creo que esta solución demostraría la fuerza de la UE y la confianza en su tarea de proteger la salud de sus ciudadanos por encima de cualquier otra consideración", argumenta Michel, quien ha trasladado ya su idea a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para que la explore "inmediatamente".

El presidente del Consejo europeo admite en la carta que los retrasos en el suministro de vacunas anunciados por Pfizer y AstraZeneca son una "preocupación fundamental", al tiempo que señalado que "las explicaciones que han dado algunas compañías farmacéuticas" no han aportado suficientes garantías.

Michel se refiere al conflicto entre Bruselas y AstraZeneca después de que la empresa anunció la semana pasada que solo entregará a los Estados miembros un cuarto de las dosis prometidas para el primer trimestre. Pfizer también anunció problemas de producción, pero sus explicaciones sí que han convencido a las autoridades comunitarias.

Así, Michel aboga por que la UE adopte "acciones firmes" para "garantizar el suministro de vacunas y demostrar que la protección de sus ciudadanos sigue siendo una prioridad absoluta".

En este sentido, celebra que Bruselas vaya a adoptar este viernes un mecanismo para vigilar las exportaciones de vacunas desde la UE, una herramienta que ayudaría que las dosis reservadas para los Estados miembros del bloque sean "indebidamente" vendidas a terceros países.