Oleadas. Los especialistas no descartan que el virus pueda reaparecer en los lugares donde se ha dado por ganada la batalla. Cuartoscuro
El riesgo de que la enfermedad reaparezca en los lugares donde parece haber sido controlada es muy alto, puesto que el virus no infecta durante la primera oleada a 100 por ciento de la población

CDMX.- El Gobierno federal presentó su plan para entrar a la “nueva normalidad”, al respecto, especialistas consideran que es necesario aplicar más pruebas reactivas a fin de evitar un rebrote de contagios.

Alejandro Macías, infectólogo, excomisionado para la atención de la influenza en 2009 y actual integrante de la comisión de la UNAM para la atención del coronavirus, advirtió que la pandemia por COVID-19 aún se encuentra en la fase más crítica y antes de levantar el confinamiento se deben realizar más pruebas de laboratorio para prevenir nuevos casos.

Enfatizó que el riesgo de que la enfermedad reaparezca en los lugares donde parece haber sido controlada es muy alto, puesto que el virus no infecta durante la primera oleada a 100 por ciento de la población, por lo que lo más natural es que el virus se vaya y regrese a los mismos sitios, particularmente si hay un descuido por parte de la sociedad y de las autoridades.

A parecer de Rafael Lozano, investigador del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, aplicar pruebas contribuye a salvar vidas y no se puede llevar a cabo el desconfinamiento si el número de personas estudiadas no aumenta.

Rodolfo de la Torre, director de Desarrollo Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, dijo que antes de levantar la Jornada Nacional de Sana Distancia es necesario que el Gobierno federal mejore la información en cuanto al número de contagios, fallecidos y que crezca la aplicación de pruebas diagnósticas.