Ana Isabel Pérez Gavilán Ávila, directora de la Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC. Fotos: Vanguardia/HÉCTOR GARCÍA
La Directora de Artes Plásticas reveló que los problemas en la institución se resumen a cuestiones de índole laboral con un grupo minoritario de maestros

Por: JOSÉ REYES

“No tengo nada que ocultar, he actuado con total transparencia y por eso he decidido recurrir a este referéndum para que sea la comunidad universitaria de la escuela la que decida sobre mi permanencia al frente de la institución”, expresó Ana Isabel Pérez Gavilán Ávila.

La directora de la Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC desde el 2 de mayo de 2017 y electa para un periodo de 3 años, rompió su silencio y reveló que los problemas en la institución se resumen a cuestiones de índole laboral con un grupo minoritario de maestros. 

Subrayó que este 25 de septiembre, alumnos y catedráticos de la escuela decidirán democráticamente mediante consulta si quieren que siga o no al frente de la misma.

Denunció incluso ataques hacía su persona por su vestimenta, su ideología, su religión y por el hecho de ser mujer.

En entrevista para VANGUARDIA, Pérez Gavilán Ávila destacó que todo inició cuando a su llegada a la dirección, eliminó los privilegios que la administración anterior daba a un grupo minoritario de maestros.

“Privilegiados en el sentido de los proyectos, los dineros eran repartidos entre ellos y nadie más entraba”, explicó.
A raíz de eso, añadió, ha surgido una serie de desinformación, mentiras e información tergiversada y malintencionada en redes sociales, que no sólo han dañado a ella, sino también a la escuela.

“Lo más importante para mí y para mi equipo de trabajo son los muchachos, estamos ahí por ellos, por la educación, los alumnos son lo más importante, entonces claro que da coraje y enojo, pero también da miedo esta situación.

“Miedo de volver a ser grabada, de volver a ser acosada y hostigada de esta manera; soy una gente incluyente, siempre he invitado a todos los maestros a participar en lo que hecho, no ha sido el caso de la administración pasada, por ejemplo, en donde en realidad el pastel se lo quedaban unos cuantos”, expresó.

Referéndum. Será mañana cuando alumnos y maestros decidan el futuro de la directora de Artes Plásticas.

Lo que motivó el referéndum

Por su parte, los maestros y alumnos inconformes han hecho circular en la Escuela de Artes Plásticas una lista donde detallan cada una de los presuntos abusos de la directora, los que orillaron a pedir el referéndum.

Inconformidades

En el listado destaca que el referéndum fue solicitado por alumnos y maestros, 201 firmantes, que equivale a más del 50 por ciento del padrón escolar.

La directora ha recibido cinco denuncias ante la Defensoría de los Derechos Humanos Universitarios, por acoso laboral, hostigamiento y maltrato a profesores de tiempo completo.

Profesores que han mostrado inconformidad o han criticado la administración, han recibido descuentos injustificados al salario y oficios con amonestaciones o amenazas de rescisión de contrato.

Alumnos que han cuestionado o certificado a la administración manifestaron haber sido amenazados o vigilados en sus redes sociales, lo que derivó en la toma de la escuela en mayo de 2018.

La directora ha firmado 6 acuerdos de conciliación para permitir trabajar a docentes y alumnos, de los cuales ninguno ha sido respetado por ella y su equipo, por lo que docentes y estudiantes optaron por solicitar el referéndum.

El arte y el diseño nos permiten soñar, nos permiten imaginar, nos permiten embellecer nuestro entorno y alimentar el espíritu.”
Ana Isabel Pérez Gavilán Ávila, directora de la Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC

‘Con los maestros el diálogo está cerrado’

Por: PRISCILA CHAVARRÍA

Ana Isabel Pérez Gavilán Ávila, directora de la Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC y quien pasa una situación complicada desde hace unos meses, dijo que espera se aligere la tensión y confía en la claridad de ideas y la tranquilidad de los alumnos el decidir.

Informó que precisamente ante la situación que se vive en la escuela, que calificó de tensa, es que decidió convocar al referéndum de mañana martes.

“Precisamente por eso llegué a esta decisión, llegó un momento donde dice uno que ante tal desinformación, ante tal cantidad de mentiras, entonces todo se tergiversa”, subrayó.

Pérez Gavilán Ávila dijo que no obstante, invitó sin distingos a todos los maestros a que participen, pero algunos no lo han querido hacer, al grado de que actualmente ya el diálogo con ellos está cerrado.

“Yo me he tratado de apegar completamente al lineamiento de la Oficialía Mayor, que es el patrón, en realidad yo no soy quien contrata, sino que es la Universidad a través de la Oficialía Mayor, entonces si un maestro de tiempo completo tiene que cubrir 40 horas, si no cubre 40 horas… pues para eso nos paga la universidad, entonces este tipo de medidas han sido tomadas como una afrenta, cuando en realidad estamos poniendo orden en las cosas”, detalló.

Apuntó que ella y su equipo no han caído en provocaciones, pero ya llegó el momento en que los alumnos exigen información.

“Los maestros se han mostrado como víctimas, en lugar de que los alumnos tengan realmente la información de las dos partes”, aseveró.

A votación. Aunque la directora de la EAP afirma que decidió recurrir al referéndum, documento revela que profes y alumnos fueron quienes lo pidieron.

ATENTOS EN RECTORÍA POR LA SITUACIÓN

Dijo que en la Rectoría están muy pendientes y preocupados de lo que pasa en la escuela.

“(Hay) muchos alumnos que ya están hartos de la situación, igual que yo, ya estoy cansada, la Rectoría está muy pendiente y de hecho apoyó muchísimo mi decisión, porque mi decisión no tiene que ver con querer permanecer en el puesto, yo he actuado con transparencia, y con esa transparencia quiero poner a la comunidad la opción que tienen, el derecho que tienen de decidir, que yo me quede al frente de la institución.

Además están acercándonos las vías legales para llevar a cabo esto con el mayor respeto y civilidad posible, porque sí ha habido situaciones de mucha violencia, si no física, es una violencia implícita muy tensa, se siente en la escuela la tensión”, subrayó.

Sobre el nivel educativo y académico que encontró en la institución, recalcó que hay de todo, con maestros actualizados y otros no tanto.

Reveló que también se encontró con un trato desigual hacia la carrera de Artes Plásticas.

“Se daba más privilegio a Diseño; mi administración ha sido de ‘no señores, esto es una escuela de dos licenciaturas y es parejo para los dos’, se hace una junta en la mañana y se hace una junta en la tarde, siempre ha sido para los dos.

Incluso, comentó que una de las quejas que recibió cuando llegó es que los alumnos de Artes Plásticas le pedían que los voltearan a ver.

“Yo creo que eso muestra algo del sentir de estos chicos en particular de Artes Plásticas, que no se sienten escuchados, y no sienten que tienen los recursos suficientes para salir adelante y tener éxito profesional a futuro”, apuntó.

ESTÁ EN LUCHA CONTRA AUSENTISMO DE PROFESORES

Señaló que otro de los objetivos de su administración desde un principio fue acabar con el ausentismo de profesores en el aula, objetivo que se ha ido cumpliendo, pues en su administración se ha disminuido.

“Y esto también me ha causado problemas, luchar contra el ausentismo, pero es el orden que tiene que guardar la institución”, acotó.

Dijo que otro de sus planes al llegar a la dirección es elevar a la categoría de facultad a Artes Plásticas, lo cual se ha dificultado ante la situación que se vive en el plantel.

“Tenemos planes para que la escuela se convierte en facultad a través de una maestría, obviamente tendría que ser una maestría pertinente, que sirva al mercado laboral tanto de nuestra escuela como de gente externa y no hemos podido concretar los planes para una maestría.

POR UNA REFORMA CURRICULAR

“Estamos trabajando en la reforma curricular a pasos agigantados porque no se habían revisado los planes de estudio, el de Diseño Gráfico desde el 2006; y el de Artes Plásticas desde el 2009, cuando la obligación es cada cinco años, según establece la Secretaría de Educación”, apuntó.

Estamos muy atrasados, ya nuestros planes de estudio no responden a las necesidades del mercado laboral, quizá eso responde un poco la pregunta que me hacía de la calidad educativa, dijo.

“Lo más importante de esto es que no me han dejado trabajar por los constantes ataques para poder sacar estos planes académicos que tengo para la mejora de la escuela, subrayó.