Foto: Archivo
Activistas y defensores de derechos humanos de Libia, Nicaragua, Cuba y Angola resaltan la importancia del trabajo que hacen organizaciones de la sociedad civil

Por Verónica Santamaría para Animal Político

Luego que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que retirará los recursos que el gobierno federal solía entregar a organizaciones de la sociedad civil, activistas y defensores tanto de México como de otros países destacaron la importancia de su trabajo para frenar las violaciones a derechos humanos.

Lisa Sánchez, de la organización México Unido Contra la Delincuencia, considera que es fundamental que México tenga organizaciones de la sociedad civil y, sobre todo, una sociedad civil fuerte, participativa, activa y libre.

Sánchez dijo a Animal Político que la sociedad civil en México ha avanzado y abanderado causas que políticamente no resultaban redituables pero que eran muy necesarias para avanzar y mejorar la calidad de vida de miles de personas.

“Es gracias al trabajo de estas organizaciones que estas causas han encontrado empuje, se han mantenido en la agenda política nacional y han avanzado para convertirse en realidad”, dijo durante el primer Oslo Freedom Forum en México que se realizó en febrero.

La activista dijo que la actividad de la sociedad civil ha sido indispensable para garantizar los derechos humanos tanto en México como en el mundo. Durante el Oslo Freedom Forum fue posible conocer la experiencia de organizaciones de cuatro países.

Sociedad civil, el guardián de los grupos oprimidos en Libia

Para Asma Khalifa, activista libia y defensora de los derechos humanos, la sociedad civil es un guardián que asegura que las minoridades no sean oprimidas.

“Aseguran que el gobierno haga su trabajo, que la población esté consciente de las causas y que puedan acompañarlas, es como la línea de sangre”, señaló.

Asma fue testigo de la discriminación y violencia de género durante la dictadura de Muamar al Gadafi, y desde 2011 se ha dedicado a la reconstrucción de la sociedad civil en Libia con proyectos de consolidación de la paz y resolución de conflictos en su país.

“Después de 2011 no teníamos una sociedad civil libre, creo que la forma en que la sociedad civil se debería construir es que todos reconozcan las opiniones diversas, las distintas causas y aunque a veces nos encontramos en desacuerdo tenemos que pensar que nuestra meta es la libertad”.

Las sociedades tienen que cuestionar al poder

Cubana, activista y defensora de los derechos humanos y democráticos en la isla, Rosa María Payá cree que las organizaciones de la sociedad civil existen para velar por los intereses de la ciudadanía.

“Allí es cuando entran en contradicción con los intereses del gobierno, por eso son uno de los primeros objetivos de las dictaduras, y lo hemos visto, en este movimiento del socialismo del siglo XXI, donde los primeros ataques son a la prensa, a las organizaciones que velan porque las instituciones hagan su trabajo, que velan porque el gobierno haga su trabajo”.

Payá lidera la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y, promotora de la campaña Cuba Decide, iniciativa ciudadana que busca promover la democracia para Cuba, además, es hija de Oswaldo Payá Sardiñas fundador del proyecto Varela por la democratización de Cuba.

“La soberanía debe residir en el ciudadano y en la decisión que cada ciudadano toma a nivel individual, a nivel familiar, entender el poder que reside en él”.

Hay que entender la historia para ser solidarios... Lee la nota completa en Animal Político