Especial
Los videojuegos y los contenidos de la televisión generan una influencia para que los niños cambien su comportamiento pero no son factor determinante para que tomen las armas y asesinen, aseveró el Psicólogo, Antonio Ramírez

Acuña, Coah.. - Los videojuegos y los contenidos de la televisión generan una influencia para que los niños cambien su comportamiento pero no son factor determinante para que tomen las armas y asesinen, aseveró el Psicólogo, Antonio Ramírez.

“Sin embargo aunados un ambiente negativo en que se desarrolla un menor en el hogar, la pérdida de valores; víctima de acoso además hijo o hija de padres separados, es un detonante para que ocurran hechos como los recientes en la ciudad de Torreón, Coahuila”, refirió el especialista.

Asevero que los video juegos, sobre todo los que tienen un carácter violento si pueden llegar a influir a lo mejor en desensibilizar un poco al niño o adolescente en cuestiones de guerra, de asesinatos; de violencia, sin embargo no creo que sea un activador para la conducta; tienen que tomarse en cuenta muchos otros factores que envuelven esta situación.

Remarco que una dinámica familiar sana nunca se comparara con un niño que la tiene insana y esto difiere al momento de ver o practicar un juego violento ya que a este último se le suma un ambiente de maltrato, de violencia.

“Y tal vez para un niño con este trasfondo si puede ser determinante ese video juego violento; simplemente se convierte en un detonante pero no es el trasfondo de la conducta”, indicó.

Dijo que siempre que ocurre algo como lo que conocimos recientemente, hay algo trasfondo, nos damos cuenta de que el niño no tenía una dinámica sana, tanto en torno a su familia como en sus amistades; en la escuela. Era una vida difícil la que llevaba el niño.

Finalmente menciono que los video juegos pueden ser el escape de un niño que ya no soporta la vida que lleva; víctima de abuso, acoso; falta de amor, cariño, comprensión, comunicación y que antes de esa determinación los padres, los profesores y todos los que lo rodean deben tener la capacidad de detectar los riesgos y actuar en consecuencia.