Las autoridades sanitarias no han autorizado registros de medicamentos que contengan en su formulación dióxido de cloro o sus derivados. SANDRA GÓMEZ
Las sanciones a las que se hacen acreedoras las personas que lleguen a comercializar este producto, son de tipo administrativo, cuyo monto va de los 10 mil hasta los 80 mil pesos.

Torreón, Coahuila. – Debido a que no se cuenta con la evidencia científica que determine que el dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 ni de ninguna otra enfermedad, la Jurisdicción Sanitaria No. 6, mantiene vigilancia en La Laguna para evitar su comercialización, dijo el titular de la dependencia, Juan Pérez Ortega.

El 80 por ciento de pacientes que se infectan de coronavirus son casos leves, a lo mejor alguien mostró cierta mejoría con el uso de este compuesto químico, será mera coincidencia, porque en realidad no se ha comprobado que es útil.

Las autoridades sanitarias no han autorizado registros de medicamentos que contengan en su formulación dióxido de cloro o sus derivados, la población debe seguir las indicaciones para la prevención y tratamiento, precisó.

Las sanciones a las que se hacen acreedoras las personas que lleguen a comercializar este producto, son de tipo administrativo, cuyo monto va den de los 10 mil hasta los 80 mil pesos.

Aunque se ha comentado en rede sociales, oficialmente no se tiene conocimiento de que alguna persona haya ingerido dióxido de cloro; sin embargo, lo recomendable es no hacerlo, “no sabemos hasta dónde pueda dañar, o beneficiar en su caso”.

El dióxido de socio es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel y en el tratamiento de agua, al ser ingerido puede provocar irritación de la boca, el esófago y el estómago, se pueden presentar náuseas, vómito y diarrea, además de trastornos cardiovasculares y renales.

MEDICOS

Desde que empezó la pandemia, dijo que son unos 40 los médicos de la Comarca Lagunera Coahuila-Durango los que han fallecido por Covid-19 hasta el día de hoy, “es una cifra alta de fallecidos y más casos de enfermeras”.

Es necesario que la ciudadanía ayude, vemos actualmente un personal médico cansado, agotado, con cierto miedo, sin que exista motivación de la ciudadanía por cuidarse o resguardarse.

Los trabajadores de la salud tienen más riesgo de adquirir el coronavirus por estar trabajado directamente con pacientes COVID-19, aunque el mayor número de contagios se origina en fiestas, reuniones sociales.

El personal médico, al paso de tiempo, ha aprendido a utilizar de manera correcta los equipos de protección personal

Por último, manifestó que las pruebas de COVID-19 las está realizando la Secretaría de Salud y otros laboratorios autorizados, pero por ahí salieron unas pruebas rápidas, autorizadas en Estados Unidos, pero aquí no.