Foto: Especial
La consultora Integralia, detalló que, entre las víctimas de homicidio, figuran 28 funcionarios municipales, 26 aspirantes a las elecciones, 17 exfuncionarios y 14 funcionarios federales y estatales

La violencia política en México ha dejado un saldo de 169 incidentes con 210 víctimas, 143 personas asesinadas y 67 heridas, entre septiembre, cuando se inició el proceso electoral para las elecciones federales de junio, y abril.

Así lo reveló la consultora Integralia, cuyos datos recoge el diario 'El Sol de México'. La compañía detalló que, entre las víctimas de homicidio, figuran 28 funcionarios municipales, 26 aspirantes a las elecciones, 17 exfuncionarios y 14 funcionarios federales y estatales.

Además, contabilizó diez activistas, cinco excandidatos, cuatro periodistas, cuatro líderes de partidos políticos, cuatro militantes en agrupaciones políticas, tres jueces, tres presidentes municipales y otras 25 personas más, entre representantes de partidos y organizaciones políticas locales o independientes.

Por partidos, el del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, concentra el 20 por ciento de los políticos asesinados. Le sigue el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con un 15 por ciento; el Partido Acción Nacional (PAN), con un 12 por ciento; el Partido de la Revolución Democrática (PRD), con un 9 por ciento; Movimiento Ciudadano, con un 6 por ciento; y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con otro 6 por ciento.

Febrero ha sido el mes más violento para los políticos, con 30 eventos de agresiones, aunque marzo fue el más mortífero, con 18 víctimas de homicidio. Mientras, los estados mexicanos con mayor número de incidentes fueron Veracruz, Jalisco, Oaxaca, Guerrero, Quintana Roo, Guanajuato, Nuevo León, Chiapas, Tamaulipas, Baja California y Chihuahua.

El Gobierno de México puso en marcha a principios de marzo un plan de protección de candidatos y políticos durante el proceso electoral. La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana de México, Rosa Icela, alertó entonces de que el crimen organizado "impone, quita, mata, presiona, coopta y chantajea" a candidatos electorales en nueve estados del país --Morelos, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Sinaloa, Jalisco, Guanajuato y Baja California--, algo que pone en peligro las elecciones.

El 6 de junio están en juego más de 21 mil cargos de elección popular, entre ellos 500 diputados federales; 15 cargos de gobernador; mil 63 cargos en congresos locales; 17 mil en ayuntamientos; y más de mil 900 presidencias municipales, que es el sector donde se percibe más riesgo.

El plan del gobierno de López Obrador, concebido para que los comicios se celebren de forma "limpia" y "libre", prevé proporcionar protección voluntaria a los candidatos y garantizará, además, que no se produzca una intromisión por parte de las Fuerzas Armadas en el proceso electoral.