Foto: Especial
Las fórmulas actuales para la distribución de aportaciones y participaciones entre las entidades federativas, acusó, son claramente inequitativas porque " se le carga la mano a unos cuantos Estados, sin crear responsabilidad en todos"

Ciudad de México. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exhortó al gobierno federal a establecer de manera impostergable un nuevo pacto fiscal y lanzó el hashtag #YaEstuvodeCentralismo.

Sostuvo que el acuerdo de coordinación fiscal en vigor permite que la Federación "concentre de manera inmoderada la recaudación" y resulta "inequitativa" la distribución de recursos fiscales porque reciben más los estados que menos recaudan, además que se vuelven dependientes de dichos ingresos y se endeudan en lugar de fortalecer su recaudación.

El gobierno federal, indicó, debe convocar a una Convención Nacional Hacendaria en este año y dejar de ignorar la vocación federalista de los mexicanos.

"Hoy más que nunca, ante las políticas federales que intentan centralizar gran parte del gasto, es necesario que municipios, entidades y federación, retomen un valioso diálogo de pares, no solo para mejorar el sistema de coordinación fiscal en vigor, sino para renovarlo acorde a las realidades del siglo 20", puntualizó.

Se le carga la mano a unos cuantos

Las fórmulas actuales para la distribución de aportaciones y participaciones entre las entidades federativas, acusó, son claramente inequitativas porque " se le carga la mano a unos cuantos Estados, sin crear responsabilidad en todos".

La Coparmex refirió que más de la mitad de los recursos que gastará el gobierno federal en 2019 provienen del cobro de contribuciones que se lleva a cabo en forma desigual entre regiones pues sólo 4 estados aportan 60 por ciento del total. Se trata de la Ciudad de México (37.5 por ciento), Estado de México (12.2 por ciento), Nuevo León (6.8 por ciento) y Puebla (3.6 por.ciento).

Además, la mitad de los estados que menos impuestos federales recaudan (12.5 por ciento del total nacional), reciben más de la mitad (55 por ciento) de las aportaciones y participaciones, en perjuicio de las que tuvieron un mejor desempeño en la captación.

El modelo, abundó, genera una gran dependencia de las entidades federativas por recursos federales, independientemente de lo que recauden, y se generan riesgos importantes de su viabilidad financiera con la contratación inmoderada de deuda pública basada en esas participaciones. Ejemplificó que Nuevo León, Quintana Roo y Veracruz, obtienen más recursos por financiamiento que por contribuciones fiscales.

Aseguró que durante el primer semestre de 2018, la deuda de seis gobiernos locales (Baja California, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Quintana Roo y Sonora), fue catalogada por la Secretaría de Hacienda bajo “observación” por el alto porcentaje que representa respecto a sus ingresos ordinarios.

La contratación de deuda estatal y municipal tampoco tiene suficientes candados para asegurar se mantenga en niveles manejables y con objetivos que la justifiquen.

Temas a discutir

Por eso consideró que en la convención hacendaria que propone se debe discutir ampliar las competencias hacendarias de las entidades federativas y los municipios, mejorar las fórmulas para la distribución de las participaciones federales e implementar mejores mecanismos para la fiscalización de los recursos subnacionales.

El financiamiento público no puede ser víctima de visiones de corto plazo, ni presa de intereses partidistas", aseveró el sindicato patronal al insistir en que se deben discutir y actualizar sin dogmas, los principios, valores y fines de un renovado federalismo fiscal, así como diseñar nuevos estándares de transparencia y rendición de cuentas, en todos los órdenes de gobierno.

Los mecanismos de fiscalización de las participaciones que se transfieren por la Federación a las Entidades son ineficaces y existe una excesiva flexibilidad en el uso de los ingresos excedentes en el sector público, misma que se acompaña de falta de transparencia y rendición de cuentas, según ha denunciado la Auditoria Superior de la Federación y organizaciones civiles, sentenció.