ONU se pronuncia por asesinato de periodista en Acuña, Coahuila

Acuña
/ 23 junio 2021

El representante de ACNUDH señaló que se debe investigar exhaustivamente el caso, así como identificar a los autores materiales.

La agencia en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, hizo un posicionamiento sobre el reciente asesinato del periodista acuñense Saúl Tijerina, y reiteró que las autoridades deben reforzar la seguridad para los periodistas de la zona. 

A través de un comunicado oficial, el representante de ACNUDH, Guillermo Fernández-Maldonado, reiteró que la muerte de un comunicador y periodista resta pluralidad al país, y por ello, se debe investigar exhaustivamente el caso, así como identificar a los autores materiales. 
En ese sentido, el representante de la ONU de Derechos Humanos, también pidió a las autoridades considerar todas las líneas de investigación, incluyendo la que establecería si el asesinato que terminó con la vida del comunicador, tiene que ver con su labor periodística.
 
“Las autoridades también deben garantizar la atención y los derechos de la familia del señor Tijerina Rentería, así como la protección a los periodistas de la zona”, añadió Fernández-Maldonado.

Sobre ello, recordó el quehacer periodístico de Saúl Tijerina, el cual ejercía a la par de su trabajo en una fábrica de la entidad donde generaba recursos, así como detalles sobre cómo empezó el caso de este reciente crimen.

“De acuerdo a la información recibida, el señor Tijerina Rentería desapareció después de salir de su trabajo en la fábrica la madrugada del día 22. Su cuerpo fue localizado horas después en su vehículo”, expresó.

Por otro lado, la ONU expresó sus condolencias y solidaridad, así como a los colegas y amistades de Tijerina, y recordó que en este 2021 se ha documentado la desaparición de dos periodistas y el asesinato de otros dos, en los cuales se debe esclarecer si los crímenes están relacionados con su actividad.

“Durante 2021, la ONU-DH ha documentado dos casos de desaparición de periodistas, Jorge Molontzín Centlal y Pablo Felipe Romero Chávez, y el asesinato de otros dos periodistas, Benjamín Morales Hernández y Gustavo Sánchez Cabrera. En ninguno de los cuatro casos, se puede descartar que los crímenes estén relacionados con su actividad periodística. Durante 2020, la ONU-DH documentó los casos de siete periodistas asesinados, en los que tampoco se descarta que tuvieran relación con su actividad periodística”, expresó. 

“La ONU-DH reitera su compromiso para cooperar con las instituciones y autoridades mexicanas para continuar reforzando las políticas y la institucionalidad existente en materia de protección de periodistas y personas defensoras de derechos humanos en el país y de investigación criminal”, concluyó.