Hermano de niña que perdió la pierna al ser atropellados por cumbiero en Saltillo, se encuentra grave

Saltillo
/ 4 julio 2019

Un joven de 18 años de edad quien fuera arrollado por una unidad de transporte público el pasado 18 de junio, fue operado el fin de semana tras detectársele una perforación en los intestinos

Un joven de 18 años de edad quien fuera arrollado por una unidad de transporte público el pasado 18 de junio, fue operado el fin de semana tras detectársele una perforación en los intestinos; desde la intervención no se ha podido recuperar y familiares piden ayuda a las autoridades municipales para trasladarlo a un hospital de alta especialidad.

Fue el viernes de la semana anterior cuando se le había dado el alta a Ángel Osvaldo Godina, pues según los médicos del Hospital Universitario, había mejorado considerablemente de las lesiones que sufrió al ser embestido por la unidad. Antes de salir del nosocomio comenzó con dolores, por lo que le fueron tomadas radiografías; ahí se detectó que tenía perforado el intestino.

Fue intervenido a la brevedad al día siguiente, pero luego de la cirugía, comenzó con un cuadro de vómito, temperatura que hasta el momento deja un pésimo semblante en el menor.

 

Rosy Contreras, tía del menor y quien permanece a su cuidado durante las noches, aseguró que es desesperante la situación de su sobrino, pues todos se enfocaron al caso de su sobrina Karla —a quien amputaron una pierna— y no consideraron el caso de Ángel; ahora temen porque se complique la situación.

Luego de dos días de temperatura incontrolable y otros síntomas de infección, le solicitaron —vía telefónica— a Sigfrido Macías, titular del Instituto Municipal del Transporte, ayuda para que Ángel sea trasladado a un hospital de especialidades para que se atienda la situación, o bien, se le instale en una zona especial del nosocomio, pues al momento permanece con la herida expuesta y en una sala general, donde aseguran corre el riesgo de adquirir una infección.

“Ahorita donde está él es una sala que saturada de pacientes, puede agarrar una bacteria porque tiene la cirugía abierta, ayer llegó un paciente con tuberculosis y lo pusieron a un costado de él... cómo puede ser eso”, reclamó Rosy Contreras.

 

Comentó que se le hicieron estudios para analizar una infección que derive los malestares de vómito y temperatura, pero también le programaron estudios para analizar si tiene problemas en los pulmones.

“Él no pidió estar en ese lugar donde pasó el accidente, Ángel también necesita atención en el hospital y no la está recibiendo como debería”, se queja la tía.

‘EL ACCIDENTE NOS DESGRACIÓ LA VIDA’

Dijo que Karla, la niña que también fue atropellada y recientemente le amputaron una de sus piernas, se recupera de la operación, aunque su estado emocional es crítico, pues se enteró la semana anterior de que ya no podrá caminar o correr como antes.

“Esta situación nos desgració la vida a toda la familia, queremos que salgan los dos, pero al niño nadie le ha hecho nada, no le ponen atención, tenía coágulos, le tienen abierto su ombligo, como un animal”, concluyó.