El Universal
Al principio del escándalo sobre el intento de trasaldo del hijo del desaparecido líder libio a territorio mexicano, la empresa canadiense SNC-Lavalin rechazó que Stéphane Roye estuviera relacionado con Cynthia Vanier, otras de las implicadas en el caso
Ciudad de México.- Stéphane Roy, un alto ejecutivo de la empresa canadiense SNC-Lavalin vinculado con los acusados en la trama para trasladar a México al hijo de Muamar el Gadafi "ya no trabaja en la compañía", dijo hoy la multinacional canadiense.

A inicios de febrero se supo que Roy, uno de los vicepresidentes de SNC-Lavalin, se encontraba reunido en México con la mexicana Gabriela Dávila Huerta cuando fue arrestada por las autoridades por intentar introducir supuestamente a Saadi Gadafi, hijo del fallecido dictador libio, en el país latinoamericano.

Roy también estaba vinculado con la ciudadana canadiense Cynthia Vanier, quien está detenida en México y acusada de participar en la misma trama.

SNC-Lavalin dijo a través de un comunicado que Roy y otro de sus directivos, el vicepresidente ejecutivo Riadh Ben Aïssa, "ya no trabajan en la compañía".

La empresa canadiense, uno de los mayores grupos de ingeniería y construcción del mundo, señaló que "cuestiones con respecto a la conducta de los empleados de SNC-Lavalin han sido recientemente el centro de la atención pública".

"SNC-Lavalin reitera que todos los empleados deben cumplir con nuestro código de ética y conductas empresariales", añadió la compañía.

Medios de comunicación canadienses han detallado en los últimos meses los estrechos lazos entre SNC-Lavalin y la familia Gadafi, especialmente con Saadi. La empresa canadiense mantenía contratos por valor de centenares de millones de dólares con el depuesto régimen libio.

El periódico National Post reveló que SNC-Lavalin se hizo cargo de los costes del viaje que Saadi Gadafi hizo a Canadá en 2008. El hijo de Gadafi estuvo tres meses en el país norteamericano.

Saadi Gadafi también posee en el centro de Toronto un lujoso apartamento valorado en 1,6 millones de dólares canadienses.

El hijo de Gadafi escapó de Libia en agosto de 2011 y se refugió en el vecino Níger gracias a la ayuda de un "experto en seguridad" canadiense, Gary Peters, informó el periódico.

La canadiense Cynthia Vanier, que ha acusado a la policía mexicana de torturarla tras su arresto, estuvo vinculada con SNC-Lavalin en 2011.

La compañía pagó en julio de 2011 a Vanier para que viajara a Libia, en medio de la campaña militar de la OTAN contra el régimen de Gadafi.

Vanier preparó un informe sobre la situación de los proyectos de SNC-Lavalin en el país, así como un documento en el que se recogían supuestas "atrocidades" cometidas por la OTAN y las fuerzas rebeldes.

SNC-Lavalin negó en un primer momento que Roy estuviera relacionado con Vanier más allá del viaje en julio de 2011 pero posteriormente reconoció que la reunión entre Roy y Dávila Huerta en México fue organizada por Vanier.

La empresa dijo que la reunión entre Roy y Dávila Huerta estaba relacionada con plantas de tratamiento de aguas.

SNC-Lavalin es también socia de la española Cintra Infraestructuras S.A. en la autopista de peaje 407que circunvala el norte de Toronto.

Cintra, una subsidiaria de Ferrovial, posee el 43,23 % de 407 ETR mientras que SNC-Lavalin tiene el 16,77 %. El restante 40 % está en manos del Fondo de Pensiones de Canadá.