Los engaños con criptomonedas que usan los estafadores para robarte

Dinero
/ 20 enero 2022

Desde la empresa de ciberseguridad ESET apuntan que el auge de este tipo de dinero digital está provocando que cada vez más cibercriminales diseñen campañas relacionadas

En los últimos tiempos, hemos visto como las criptomonedas han ido ganando popularidad y asentándose. Monedas digitales, como Bitcoin, Monero, Ethereum o Dogecoin, ya están por todas partes en Internet y cada vez hay más usuarios interesados en ellas. Precisamente, ese interés está provocando el que cada vez más estafadores estén buscando los medios para intentar robar dinero e información a los internautas.

En realidad, los interesados en criptomonedas hoy en día corren un gran riesgo de fraude. Esta nueva tendencia viene acompañada de un mundo sin ley y sin regulación en el que los delincuentes están atentos y listos para atacar. Por ello, la empresa de ciberseguridad ESET ha realizado un llamamiento a los usuarios para que tomen las debidas precauciones cuando se trata de criptomonedas. En este campo también se aplican las reglas normales de prevención del fraude, y todo lo que se vea en Internet debe ser cuidadosamente analizado y comprobado para evitar posibles fraudes y estafas.

Más para leer: Cuidado con el doxing; fraudes en préstamos y créditos de apps de financieras dudosas

A continuación, compartimos algunos de los que en los últimos tiempos se han vuelto más habituales en la Red.

Estafas Ponzi

Se trata de un tipo de estafa de inversión en la que se engaña a las víctimas para que inviertan en una empresa inexistente o en un ‘plan para hacerse rico rápidamente’, que en realidad no hace más que llenar el bolsillo del estafador. Las criptomonedas son ideales para esto, ya que los estafadores siempre están inventando nuevas tecnologías de vanguardia para atraer a los inversores y generar mayores beneficios virtuales. Falsificar los datos es fácil cuando la moneda es virtual de todos modos.

Pump and dump

En este caso, los estafadores animan a los inversores a comprar acciones de empresas de criptomonedas poco conocidas basándose en información falsa. Posteriormente, el precio de las acciones sube y el estafador vende sus propias acciones, obteniendo un buen beneficio y dejando a la víctima con acciones sin valor.

Opiniones falsas de famosos

Los estafadores suplantan la identidad de famosos o crean cuentas falsas para animar a sus seguidores a invertir en planes falsos como los anteriores. En uno de los esquemas, según explican desde ESET, se perdieron unos 2 millones de dólares en manos de estafadores que incluso nombraron a Elon Musk en una campaña de regalo de Bitcoin para que la estafa fuera más fiable.

Te podría interesar: Alerta a los usuarios: Las ciberamenazas que nos esperan

Intercambios falsos

Los estafadores envían correos electrónicos o publican mensajes en las redes sociales prometiendo el acceso a dinero virtual almacenado en bolsas de criptomonedas. La única pega es que el usuario suele tener que pagar primero una pequeña cuota. El intercambio no existe y su dinero se pierde para siempre.

Aplicaciones impostoras

Los ciberdelincuentes falsifican aplicaciones legítimas de criptomonedas y las suben a las tiendas de aplicaciones. Si instalas una, podría robar tus datos personales y financieros o implantar ‘malware’ (virus informático) en tu dispositivo. Otras pueden engañar a los usuarios para que paguen por servicios inexistentes o intentar robar los inicios de sesión de su cartera de criptomonedas.

Comunicados de prensa falsos

A veces los estafadores consiguen incluso engañar a los periodistas, que vuelven a publicar información falsa. Esto, según ESET, sucedió en dos ocasiones cuando medios legítimos de comunicación escribieron historias sobre grandes minoristas que se preparaban para aceptar ciertas criptomonedas. Los comunicados de prensa falsos en los que se basaban estas historias formaban parte de esquemas de pump and dump diseñados para hacer más valiosas las acciones de los estafadores en las monedas mencionadas.

‘Phishing’

El ‘phishing’ es una de las formas más populares de operar de los estafadores. Los correos electrónicos, los mensajes de texto y las redes sociales se falsifican para que parezcan enviados por una fuente legítima y de confianza. A veces esa fuente -por ejemplo, un proveedor de tarjetas de crédito, un banco o un funcionario del gobierno- solicita el pago de algo en criptomoneda. Intentarán apresurarte para que actúes sin pensarlo.

Con información de ABC

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio