El reparto de "Friends" en una de las primeras temporadas de la serie. Foto EFE
Cuando se cumplen dos décadas de su estreno, "Friends" sigue arrastrando a millones de seguidores.
Madrid, España.- Rachel (Jennifer Aniston), Monica (Courtney Cox Arquette), Phoebe (Lisa Kudrow), Joey (Matt LeBlanc), Chandler (Mathew Perry) y Ross (David Schwimmer) marcaron un hito difícilmente igualable en televisión, con diez temporadas en lo más alto de las audiencias.

Todo comenzó el 22 de septiembre de 1994, cuando la NBC estrenaba a las 20.30 horas en Estados Unidos una nueva comedia de situación que, en principio, no tenía nada de especial, era una más de las mucha que lanzan cada temporada las grandes cadenas.

Sus creadores, David Crane y Marta Kauffman, habían presentado un proyecto sobre un grupo de amigos que se reunían en el "Imsonmia Cafe", como se iba a llamar una ficción que pivotaba sobre un grupo de amigos que se reúnen para hablar de sus cosas en un café neoyorquino, el Central Perk, aunque la serie se rodó íntegramente en los estudios de la Warner Bros. en Los Ángeles, con excepción de las tomas del bloque de apartamentos, ubicado en la confluencia de las calles de Grove y Bedford en el West Village.

De hecho, el Central Perk volverá a abrirse de forma efímera con motivo del aniversario, una forma de contentar a los fans que siguen buscando por la Gran Manzana el rastro de su serie favorita, y también de seguir haciendo caja con una de las producciones más rentables de la historia de la televisión.

En Central Perk fue donde Rachel comenzó a trabajar como camarera a las órdenes de Gunther -interpretado por James Michael Tyler, tal vez el actor más famoso del mundo con menos diálogo de la historia- y comenzaron a trenzarse ese humor de diálogos inteligentes, rápidos y siempre oportunos, aún en los momentos de drama.

Se fraguó así una amistad que trascendió a los actores, pioneros en la negociación colectiva de sus sueldos para la cada vez más exitosa serie, que les llevó de ganar 13,500 dólares por episodio en sus inicios al millón de dólares por capítulo de sus dos últimas temporadas.

Curiosamente, el impulsor de este sistema fue David Schwimmer, entonces el actor más conocido junto a Jennifer Aniston, quien en contra de los consejos de su representante, propuso este "todos a una" a mediados de la segunda temporada, tras una emisión que congregó a casi 53 millones de espectadores tras las Super Bowl.

Ese fue el récord de audiencia de la serie, que en su despedida reunió en mayo de 2004 a casi 51 millones de personas.

EL TODO HOLLYWOOD

Se calcula que en estas dos décadas, la Warner ha facturado unos 4.000 millones de dólares con "Friends", que sigue sumando 30 millones anuales por derechos de emisión y "merchandaising".

A lo largo de su historia, "Friends" contó con lo más granado de los actores de Hollywood en apariciones capitulares, desde Susan Sarandon a Julia Roberts, pasando por Isabella Rossellini, George Clooney, Bruce Willis, Sena Penn o Brad Pitt, entonces relacionado sentimentalmente con Jennifer Aniston.  

La NBC intentó retomar unos años después el éxito ofreciendo cinco millones de dólares a cada uno de sus protagonistas para rodar dos nuevos episodios de una hora, pero el regreso anunciado del grupo de amigos nunca se consumó, y sus protagonistas prefirieron probar suerte en sus respectivas carreras, con un resultado muy dispar.

Matt Leblanc, el inefable "Joey" siguió la estela de "Friends" en otra serie que seguía sus peripecias como actor en el difícil mundo de Hollywood, pero sus discretas audiencias no le dieron más que dos temporadas de vida.

Hoy día, Leblanc se ha afianzado en televisión con la comedia "Episodes", con la que optó al Emmy en la última gala de los premios de la televisión en EE.UU.

Courtney Cox, que por cierto es la única integrante del reparto de "Friends" que nunca fue candidata al Emmy, lleva años protagonizando "Cougar Town", que acaba por renovar por una sexta y última temporada de una serie en la que ha coincidido con su compañero Matthew Perry para una colaboración especial.

SIEMPRE AMIGOS

Los protagonistas de "Friendas" han demostrado que siguen manteniendo una buena relación al aparecer en varios de los proyectos que han encabezado, como ocurrió también con "Dirt", "Go On" y "Web Therapy", esta última protagonizada por Lisa Kudrow desde 2011.

Mathew Perry, quien tenía una carrera cinematográfica más exitosa, sobre todo gracias a "The Whole Ten Yards" (2004), junto a Bruce Willis, probó sin mucha suerte en series como la efímera "Go On", y  ha seguido con apariciones televisivas puntuales en producciones como "Playhouse Presents" y "Odd Couple" 

Por su parte David Schwimmer abandonó al Ross que le había dado fama para continuar en su incipiente carrera cinematográfica y, sobre todo, para llevar a cabo un viejo sueño: debutar en el teatro en el West End londinense. Así lo hizo en mayo de 2005, como protagonista de la comedia musical "Some Girl (s)", y con gran éxito de crítica y público, aunque su carrera cinematográfica y televisiva se ha diluido en pequeños papeles sin demasiada trascendencia. 

Quien apostó decididamente por el cine, y con mayor éxito, fue Jennifer Aniston, que ha encadenado éxitos en diversos géneros, como el filme de suspense "Derailed" (2005), junto a Clive Owen, y la comedia "We're the Millers" (2013). 

"Friends" se despidió el 6 de mayo de 2004, tras 236 episodios que dieron forma a una comedia brillante reconocida con el Emmy, el Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores de EU y el Bafta, entre otros galardones.



"FRIENDS", UNA AMISTADQUE NACIÓ HACE 20 AÑOS

"Friends", una de las series más populares de la historia, cumple 20 años desde su estreno el próximo día 22, un tiempo en el que sus fans no se han olvidado de ella y en el que sus actores, con la excepción de Jennifer Aniston, no han logrado el mismo éxito en el cine.

Desde su cabecera salpicada con la pegadiza "I'll Be There For You", de The Rembrandts, pasando por los interminables cafés en el Central Perk y los romances de esos seis amigos residentes en Manhattan (Nueva York), "Friends" hizo historia apostando por un humor cotidiano y atemporal, apto para todos los públicos.

Para Sara Ceberio, una publicista especializada que se declara seguidora número uno de la serie, lo que más destaca de "Friends" es "su impecable sentido del 'timing'", plasmado en el guión y en la labor de Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matt LeBlanc, Matthew Perry y David Schwimmer.

"El humor era siempre inteligente y, aún en los momentos más delicados, se trataba todo de forma elegante. No se buscaba la risa fácil, sino la frase perfecta para el momento y personaje", dijo a Efe Ceberio, que subrayó la manera en la que el espectador se identificaba con esos personajes.

Rachel, Monica, Phoebe, Joey, Chandler y Ross, con su energía y juventud, tenían la personalidad y empatía suficientes para distinguirse del tono de "Seinfeld", "Frasier" o "Mad About You", las comedias que reinaban los jueves por la noche cuando se estrenó esta apuesta de David Crane y Marta Kauffman, que superó los 24 millones de espectadores en su primera temporada.

No hay mejor baremo del éxito que comprobar la influencia de la serie en la cultura popular. Que se lo pregunten si no a las miles de mujeres que acudieron a la peluquería pidiendo el peinado de Rachel o a la cantidad de hombres que emplearon el chascarrillo de Joey ("¿cómo va eso?") para presentarse a una chica.

"Friends" se estrenó el 22 de septiembre de 1994 en la NBC y se despidió el 6 de mayo de 2004, tras 236 episodios que dieron forma a una comedia brillante reconocida con el Emmy, el Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores de EE.UU. y el Bafta, entre otros galardones.

Por sus 10 temporadas desfilaron en pequeñas intervenciones Brad Pitt, Robin Williams, Ben Stiller, George Clooney, Bruce Willis, Julia Roberts o Reese Witherspoon entre otros, nombres de primera fila en Hollywood, una industria en la que los protagonistas de la serie tuvieron una suerte dispar.

Cox destacó en la saga terrorífica "Scream"; Kudrow se hizo hueco en cintas como "Analyze This" o "Romy and Michele's High School Reunion", al igual que Perry en "Fools Rush In", "The Whole Nine Yards" o "Serving Sara", mientras que a LeBlanc apenas se le pudo ver en "Lost in Space" y "Charlie's Angels".

En cambio, Aniston se ha ido confirmando como una de las reinas de la comedia gracias a títulos como "Along Came Polly", "The Break-Up", "Marley & Me", "Horrible Bosses" o "We're the Millers".

Todos ellos tienen claro que no habrá ningún tipo de reunión por el aniversario. Lo más parecido a un reencuentro fue la aparición de las actrices a finales de agosto en el programa de Jimmy Kimmel, donde no dudaron en parodiar sus personajes.

Previamente, en julio, Aniston, Cox y Kudrow acudieron a Craig's, uno de los restaurantes de moda de Los Ángeles, para celebrar el reciente compromiso de Cox con el rockero Johnny McDaid, de la banda Snow Patrol.

"Somos seis amigos y llevo 10 años intentando reunir a todos en una cena. Todavía no ha ocurrido", confesó Cox en el programa de David Letterman, dejando entrever que los problemas de agenda han impedido que el grupo se vea más a menudo.

Puede que nunca retomen esos papeles, pero los actores han demostrado la amistad que les une al aparecer en varios de los proyectos que han encabezado desde que el programa concluyó en 2004, como ocurrió con "Cougar Town", "Dirt", "Web Therapy", "Go On" y "Episodes".

Para contrarrestar la nostalgia, al espectador siempre le queda la opción de visitar los estudios de Warner Bros en Burbank (California), donde están los platós de la serie, o la recreación del Central Perk en el bajo Manhattan hasta al 18 de octubre.

"Siempre supimos que la serie debía acabar cuando los personajes forman sus propias familias", ha reiterado Kauffman en varias ocasiones. "En ese momento tus amigos dejan de ser tu familia y todo cambia de nuevo". 

DESTACADOS:

-- Se calcula que en estas dos décadas, la Warner ha facturado unos 4.000 millones de dólares con "Friends", que sigue sumando 30 millones anuales por derechos de emisión y "merchandaising".

-- Los actores fueron pioneros en la negociación colectiva de sus sueldos para la cada vez más exitosa serie, que les llevó de ganar 13,500 dólares por episodio en sus inicios al millón de dólares por capítulo de sus dos últimas temporadas.

-- David Schwimmer continuó en su incipiente carrera cinematográfica y realizó un viejo sueño: debutar en el teatro en el West End londinense; Jennifer Aniston apostó decididamente por el cine, y resto de compañeros continúan siendo rostros televisivos, aunque con éxito desigual.

Por Manuel Carretero y Antonio Martín Guirado/EFE/EFE-Reportajes