Autoridades caen en contradicciones por homicidio de Aideé

Nacional
/ 3 mayo 2019

Tras la muerte de la joven, surgieron diversas versiones que intentaban explicar la trayectoria de bala que privó de la vida a la estudiante quien se hallaba dentro de uno de los salones

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el pasado lunes, día en que Aideé Mendoza perdió la vida, diversas han sido las versiones respecto a su fallecimiento.

Tras el deceso de la joven de 18 años de edad, estudiante de sexto semestre en el CCH Oriente, se dijo que este había sido a causa de un infarto fulminante.

Horas más tarde se dio a conocer que su muerte fue producto de un impacto de arma de fuego.

 

Estamos en las primeras indagatorias, estas horas son muy importantes para una investigación de feminicidio, estamos activando el protocolo de feminicidio, ya después se verá si es o no, pero es investigado bajo este protocolo. Estás diligencias son muy importantes, no nos puede faltar nada”,

Además, se manejó la versión de que el arma homicida era una pluma pistola debido a que el orificio que Aideé tenía en su costado derecho, coincidía con el de la entrada de una bala calibre .22 milímetros.

Se dijo que el disparo se realizó al interior del salón por lo que los diez alumnos que se encontraban en clase y el profesor, fueron llevados a declarar y se les practicó la prueba de rodizonato de sodio.

Después de llevar a cabo las diligencias correspondientes se determinó que ni los jóvenes, ni el mentor habían accionado arma alguna.

 

El maestro declaró ayer, ayer mismo nos apersonamos a los domicilios de los jóvenes, fueron policías de investigación acompañados por compañeros de atención a víctimas LIGAR vamos a hacer la reconstrucción de hechos porque no encontramos que vino de fuera, pero no queremos descartar, queremos revisar nuevamente con mucho cuidado para poder tomar la decisión y decir fue de adentro”,

En tanto la necropsia que le fue practicada a Aideé, arrojó que el proyectil alojado en su cuerpo, no era calibre .22 sino calibre .9 milímetros.

Con base en lo anterior los peritos en criminalística indicaron que la bala vino del exterior y no dentro del aula como se había dicho.

Las investigaciones aún continúan para determinar quién disparó el arma que le quitó la vida a Aideé, quien vio frustrado su sueño de estudiar ciencias forenses.

Durante su sepultura en Huatlatlauca, Puebla sus padres y familiares exigieron justicia y pidieron a las autoridades detener al responsable.