Enormes grietas aparecen cerca de obras del NAIM en Texcoco

Nacional
/ 5 julio 2021

Los ejidatarios de Atenco explicaron que las grietas tras las obras del NAIM evitan que el agua llegue al Lago de Texcoco, por lo que cae al desagüe

Ejidatarios de San Salvador Atenco, en el Estado de México, denunciaron la aparición de grietas de hasta 300 metros de largo y cinco metros de profundidad cerca del antiguo Lago de Texcoco debido a la sequía que sufrió la zona para las obras del proyecto cancelado del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) explicó que el pasado 13 de mayo denunciaron ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la aparición de las grietas se registró en un radio aproximado de cinco kilómetros en los ejidos de Atenco y a un costado del río Papalotla.

También detectaron grietas en los costados de la autopista Texcoco - Pirámides, en una obra complementaria al cancelado aeropuerto (NAIM), y que, agregaron, se construyó afectando cinco de sus ejidos y de la que exigen su desmantelamiento.

La grieta que apareció en el Río Papalotla está absorbiendo toda el agua a una velocidad de aproximadamente 300 litros por segundo. La tierra que hemos defendido ya por dos décadas sigue sufriendo los efectos de la desecación y el despojo. Ahora vuelve a reclamar su razón de ser: un vaso regulador de la Cuenca del Valle de México y destino de los ríos Xalapango, Coxcacoaco y Papalotla”, explicaron. 

El FPDT resaltó que desde 2019 han tenido mesas de trabajo y diálogo con el gobierno federal, donde las autoridades acordaron recuperar todos los cuerpos de agua que se han secado por las grietas y así formar una zona que llaman Área de Protección de la Vida.

Siguen obras que provocaron grietas en Texcoco

A través de información publicada en su blog, el FPDT resaltó que a la fecha el Organismo de Cuenca de Aguas del Valle de México (OCAVM) mantiene las obras “hidráulicas” del NAIM, las cuales evitan que el agua que corre por los nueve ríos de la región lleguen a su destino: el Lago de Texcoco.

“Hacen que a pesar del enorme potencial de recarga que nos brinda esta temporada de lluvias el líquido se tire en el desagüe metropolitano”, lamentaron los ejidatarios.

Agregaron que operar la autopista Texcoco - Pirámides en una tierra agrietada por la desecación es “un grave riesgo para la población y la agricultura”. “Los únicos responsables de que se repita una tragedia como las que recientemente ha pagado con vidas el pueblo de abajo serán tanto las empresas e inversionistas como el mismo gobierno”.