Insabi no tiene presupuesto para atender a millones de usuarios adicionales

Nacional
/ 23 junio 2021

El gasto en enfermedades de alta especialidad cayó 27%, lo que equivaldría a la atención de 3 mil casos de cáncer de mama, seis mil 200 de cuidados intensivos neonatales y 15 mil casos de VIH

CIUDAD DE MÉXICO.- El presupuesto de 2021 asignado al Instituto Nacional para el Bienestar (Insabi) es 4.5% mayor al monto ejercido por el Seguro Popular (SP) en 2019, sin embargo, dicho incremento no es suficiente para cubrir la atención de 14.4 millones de personas adicionales que se afiliaron a este subsistema desde hace dos años, apuntó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

No sólo eso, la investigación elaborada por Judith Senyacen Méndez Méndez destaca que el aumento marginal en el presupuesto se traduce en un gasto de 2 mil 911 pesos por persona, 20.4% menos que en 2019 con el Seguro Popular. 

Además, el gasto en enfermedades de alta especialidad cayó 27%, lo que equivaldría a la atención de 3 mil casos de cáncer de mama, seis mil 200 de cuidados intensivos neonatales y 15 mil casos de VIH.

En el año 2000, 55.6 millones de personas en México no contaban con afiliación a alguna institución de seguridad social. En 2018, con el SP, esa cifra se redujo a 22.4 millones de personas sin acceso a los servicios públicos de salud, esto es más de la mitad. Y el Insabi proyecta que para 2024 el número de personas sin afiliación al sistema público baje a 11.8 millones.

“A pesar de que se ha reducido la población que no cuenta con afiliación a alguna institución de seguridad social, en los últimos diez años este aumento no se ha reflejado en mayores tasas de atención, ni en reducciones del gasto de bolsillo”, de acuerdo con el CIEP.

La creación del Insabi resultó en la eliminación de tres programas presupuestarios y el inicio del programa Medicamentos gratuitos. Los relacionados con el instituto son: Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), medicamentos gratuitos y una parte del programa Atención a la Salud.

En 2020, el monto ejercido por el Insabi fue de 218 mil 614 millones de pesos, lo que significa 28 mil 421 millones más que el presupuesto aprobado, y representó un aumento de 15.3% respecto a lo ejercido en 2019 por el SP. En este año, el Insabi destinó 21.9% de su gasto para aportaciones a fideicomisos públicos, esto es, 47 mil 933 millones de pesos.

Del presupuesto aprobado del Insabi en 2021, 55.2% corresponde al FASSA, 37.7% al programa de Medicamentos gratuitos y el restante 7.1% al programa atención a la salud. En conjunto suman 198 mil 334 millones de pesos, 9.3% menos que el presupuesto de 2020.

La mala noticia es que el presupuesto del Insabi no es congruente con el objetivo de cubrir a toda la población sin seguridad social, de tal forma que el gasto per cápita para esta población pasó de 3 mil 656 pesos en 2019 a 2 mil 911 pesos en 2021, es decir, una contracción de 20.3%.

El CIEP advierte que las diferencias en el gasto per cápita de los subsistemas de salud exacerban la desigualdad en el acceso a los servicios de salud. 

Por su lado, el gasto per cápita de Petróleos Mexicanos (Pemex) pasó de 23 mil 896 pesos en 2019 a 29 mil 803 pesos por persona este año; es decir, el presupuesto per cápita de la empresa productiva del Estado es 10.2 veces el gasto de Insabi. El único gasto per cápita por debajo de este Instituto es IMSS-Bienestar.

La investigación detalla que el Insabi cuenta con 13 metas del bienestar para medir el acceso a los servicios de salud de la población sin seguridad social, entre las que se encuentran los recursos físicos y humanos y la basificación del personal médico. No obstante, ninguna de las metas contempla la variable presupuestaria. 

“Los resultados obtenidos por el SP pueden aportar experiencia y aprendizaje en aras de lograr un Insabi que mejore el acceso efectivo a los servicios de salud. Sin embargo, aumentar la afiliación y los servicios sin incrementos presupuestarios limita los resultados obtenidos. Si el Imsabi busca cambiar esta tendencia observada en el SP, tendría que disminuir la brecha presupuestaria”, concluye el estudio del CIEP.