Gastón Santos, Manolo Fábregas y Pilar Bardem

Show
/ 20 julio 2021

La semana pasada dio inicio con el que fue el cumpleaños número 90 del actor y ex rejoneador mexicano Gastón Santos, nacido el 12 de julio de 1931 en Tamuin, San Luis Potosí.

Si bien su paso por la cinematografía mexicana se limitó aproximadamente a una década de actividad de finales de los años 50 al fin de la década de los 60 tuvo la fortuna de debutar justo en los últimos años de la llamada “Época de Oro” del cine nacional el año de 1957 como protagonista de “La flecha envenenada”, bajo la dirección de Rafael Baledón con la que inició una serie de películas del género del western donde tuvo como patiño al actor Pedro D´Aguillón entre las que se dieron desde unos churrazos como “El pantano de las ánimas”, también de 1957, hasta una alentadora historia en Eastmancolor de 1958 titulada “El potro salvaje” porque giraba en torno a la amistad de una niña con el potro del título que no era otro que el caballo “Rayo de Plata” del actor al lado de la primera actriz Carmen Montejo.

De 1959 es sin lugar a dudas una de sus mejores películas como lo fue “La edad de la tentación”, donde bajo la dirección del maestro Alejandro Galindo fue protagonista junto a Mapita Cortés de una especie de “Rebelde sin Causa” a la mexicana a través del retrato de una juventud desenfrenada de la época que se encontraba de manera literal en “la edad de la punzada” y salvo excepciones como el caso de su personaje que tiene el acercamiento antes de su padre interpretado por el primer actor Armando Calvo por su tía solterona por “un error de juventud” que corrió a cargo de la primera actriz coahuilense Beatriz Aguirre pueden sobrepasar esta etapa de su vida con un futuro más prometedor.

La década de los 60 la inicia y termina Gastón Santos con dos de sus mejores westerns como fue el caso de “Una bala es mi testigo” (Chano Urueta, 1960), al lado de primeros actores como Jaime Fernández, Rita Macedo e incluso Mauricio Garcés, y “El silencioso” (Alberto Mariscal, 1967), compartiendo créditos con Luis Aguilar, Adriana Roel y el también coahuilense Emilio “Indio” Fernández, pasando por la comedia “Jóvenes y bellas” (Fernando Cortés, 1961) que protagonizó junto a María Eugenia San Martín, Fernando Luján y Begoña Palacios y Alfonso Mejía para en 1971 tener un último crédito cinematográfico con una participación especial en el western de comedia “Bang bang al hoyo”, de René Cardona Sr. junto a Enrique Guzmán, César Costa y Héctor Lechuga, entre otros más.

Hablando de cumpleaños, el jueves pasado se conmemoró el centenario del natalicio del primer actor Manolo Fábregas, nacido el 15 de julio de 1921 en Vigo, España, bajo el nombre de Manuel Sánchez Navarro, y quien siguiendo la herencia de su abuela, Virginia Fábregas (de quien tomó el apellido artístico) y su madre, Fanny Schiller, además de haber destacado como un importante productor y actor de teatro en el cine mexicano e internacional destacó en clásicos como la ganadora del Ariel a la Mejor Película de 1972 “Mecánica Nacional”, de Luis Alcoriza; “Lagunilla, mi barrio” (Raúl Araiza, 1981), ambas protagonizando al lado de Lucha Villa y la producción hollywoodense “Dos mulas para la hermana Sara” (Don Siegel, 1970) junto a los ganadores del Oscar Clint Eastwood y Shirley MacLaine.

Ya que mencionamos a la madre patria, el sábado 17 falleció a los 82 años de edad la primera actriz española Pilar Bardem, madre de los también actores Javier y Carlos Bardem, ganadora del Goya por “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” (Agustín Días Yanes, 1995), entre otras más.

Comentarios a: tesse_69@hotmail.com