Foto: Archivo
Según la encuesta, los creyentes católicos son quienes más se oponen al matrimonio igualitario, así como al derecho de adoptar entre parejas del mismo sexo

Seis de cada diez mexicanos creyentes de alguna religión están contra el matrimonio gay; y un 71% de ellos además se oponen al derecho de las parejas homosexuales de adoptar un hijo, según los resultados de la Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas de la Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México (RIFREM).

Los resultados de la encuesta también muestran que el 82.7% de los religiosos dicen ser católicos. Son el grupo que tiene los índices de negación a los derechos homosexuales más elevados. Tan solo un cuarto de los católicos están a favor del derecho de adopción gay. Siete de cada 10 católicos opina que el matrimonio no debería de ser permitido para parejas del mismo sexo.

El 92% de los mexicanos tiene una religión. La mayoría de ellos son católicos, un 82%. El 28% cree en otras religiones evangélicas. Cinco millones dijeron no tener alguna religión. Religiones como el judaísmo apenas tienen una presencia del 0.5%, a nivel nacional.

Según la encuesta, seis de cada 10 creyentes condenan el aborto. Son el noroeste y el centro del país las zonas que más apoyan esta opinión. En el noroeste, 60.2% opina que el aborto debería de ser castigado y en el centro 60.7 por ciento.

Casi 80% de los creyentes apoya la enseñanza sobre sexualidad y  valores religiosos en las escuelas públicas. Estas son las creencias que más comparten:

Solo un cuarto de las personas religiosas cree en fantasmas, espíritus y aparecidos. El 50% de ellos cree en el diablo.

Aunque la mitad de los religiosos también cree en la reencarnación, son las personas sin religión las que más creen en esto.

A pesar de que 95% de la población es religiosa, tan solo cuatro de cada seis de cada diez asisten semanalmente a misa o algún culto. Un cuarto de los creyentes solo va ocasionalmente o en celebraciones importantes.