Extraditado. El exgobernador de Coahuila fue llevado ayer de Toluca a Texas en una aeronave norteamericana; hoy comparece ante la Corte. | Foto: Especial
El exgobernador llega extraditado a Texas, en donde se presentará ante un juez para afrontar 5 delitos

El gobierno de Estados Unidos acusó por primera vez al ex gobernador Jorge Torres López de robar dinero de Coahuila y transferirlo, en complicidad con Javier Villarreal, a una cuenta en Estados Unidos y posteriormente a dos en las Bermudas para esconderlo. Este miércoles comparecerá ante un tribunal federal en Corpus Christi, Texas, tras ser extraditado a los Estados Unidos.

Luego de cumplimentarse ayer la extradición, la Fiscalía de Estados Unidos en el distrito sur de Texas dio a conocer oficialmente que Torres López comparecerá por primera vez ante un tribunal federal en Corpus Christi, este miércoles a las 14:00 horas, tiempo local (13:00 horas en el centro de México).

El ex gobernador de Coahuila enfrenta cargos por su participación en un esquema de lavado de dinero para enriquecerse a él mismo o a otros a través de sobornos, la apropiación indebida y el robo de fondos públicos. También está acusado de fraude bancario y fraude electrónico.

La Fiscalía de Estados Unidos vinculó a Torres López con Javier Villarreal y los acusa de abrir dos cuentas, mismas que fueron confiscadas, en los bancos “Sun Secured Advantage” y “N.T. Butterfield and Son Limited”, en las Bermudas, para transferir y esconder dos millones de dólares en cada una.

“Presuntamente abrieron las cuentas para esconder dinero robado”, sostuvo la Fiscalía en un comunicado, “Torres López y Villarreal Hernández fueron los titulares de las cuentas y supuestamente transfirieron dinero de Coahuila a una cuenta en Brownsville. Más tarde transfirieron el dinero a las cuentas de Bermudas, según documentos judiciales”.

El gobierno estadounidense sostiene que los fondos provenían de una transacción de lavado de dinero y se derivaban de ingresos atribuibles a delitos que incluyen el soborno de un funcionario público o la apropiación indebida, el robo o la malversación de fondos públicos.

En caso de ser declarado culpable del delito de lavado de dinero, Torres López enfrentará una pena de 20 años de prisión y multa de 500 mil dólares, mientras que si se le condena por los delitos de fraude bancario y fraude electrónico se le impondrán penas de 30 y 20 años respectivamente. En suma, alcanzaría hasta 70 años de prisión si se combinan todas.

La Fiscalía de EU dio a conocer que solicitó el apoyo del Fiscal General de la República en México. 

Por separado, el Gobierno de Coahuila sostuvo que hasta el momento no había recibido alguna solicitud de colaboración de la justicia norteamericana. 

Los fiscales federales adjuntos Julie K. Hampton, Jon Muschenheim y Lance A. Watt son los encargados de procesar el caso contra el ex mandatario coahuilense.