Consecuencias. Por mínima que sea la lluvia, las calles de la colonia Las Arboledas quedan bajo el agua.
Afirman vecinos de Arboledas que construcción en obra negra desvía el cauce del agua a sus viviendas
Esa barda que construyeron ellos afecta a toda la colonia”.
Consuelo Sánchez Quesnel, vecina.

Cada que llueve en la ciudad, los vecinos de la colonia Arboledas, situada al norte de Saltillo, justo en la intersección de la carretera a Monterrey y el bulevar José Narro Robles, se ponen a rezar.

Desde hace 10 años en este sector residencial padecen las inundaciones de calles y casas por el grande y veloz caudal de agua que baja del sur y la carretera Saltillo-Monterrey.

“Aquí nomás llueve y se inunda”, dice Consuelo Sánchez Quesnel, vecina de este lugar.

La última inundación que sufrió la vivienda de Consuelo, una de las habitantes más afectadas de Arboledas, acabó con sus muebles,
Fue antes de Hanna, hace 15 días, los 40 centímetro de agua de lluvia, resultado de una tormenta que cayó, entró en cuestión de minutos a la casa de la calle Fresno 200 y alcanzó un juego de sala, el comedor, las camas, un clóset, el refrigerador, todo se echó a perder.

Y ahora Consuelo busca quién le pague los daños.

“Mi casa se me inundó toda, con cubetas sacamos el agua. Eso fue 15 días antes del Huracán Hanna”, recuerda.

Consuelo tuvo que pagar una pipa para que succionara el agua que cubrió desde la cochera hasta el patio trasero de su casa.

La tragedia de Consuelo y sus vecinos de Arboledas comenzó cuando un particular, ellos afirman que un político importante de la ciudad mandó construir, sin permiso, un hotel, cuyo estacionamiento subterráneo obstruyó la calle de Fresno y con ello el cauce natural del agua.

Acusación. Los vecinos piensan demandar a quien resulte responsable de los daños.

“El señor Andrés Garza, (director de Desarrollo Urbano Municipal), me dijo personalmente: ‘ese hotel no tiene permiso’, el dueño hizo un estacionamiento donde era calle, aquí era la calle. Aquí estamos hablando de tráfico de influencias, porque cómo van a construir donde va una calle”.

La razón es que el dueño de dicho hotel, que se encuentra en obra negra desde años, hizo levantar una barda que divide la calle de Fresno del parqueadero profundo, y eso terminó por bloquear la salida del agua con la consiguiente inundación de la arteria.

Cansado de esta situación, otro vecino de Arboledas, trajo una mano de chango para que abriera un boquete en dicho muro y así el agua encontrara salida y se precipitara en el estacionamiento del hotel.

Pero fue insuficiente ante la cantidad de líquido que pasa por el fraccionamiento.

“Esa barda que construyeron ellos afecta a toda la colonia”, dice la señora Sánchez Quesnel.

Según los vecinos, el dueño no tiene permiso para construir el hotel.

Además, que el tal estacionamiento se ha convertido en un foco de infección por el volumen de agua estancada, maleza y basura que allí se acumula y da lugar a la proliferación de insectos y otra fauna nociva.

Muchas veces el Ayuntamiento les ha prometido a los vecinos de Arboledas la construcción de una obra pluvial, un alcantarillado, pero no ha cumplido, que por falta de presupuesto.  

“Ahora, en Desarrollo Urbano nos dijeron, ‘no vamos a darle permiso de construcción al dueño del hotel hasta que no hagan aquí un alcantarillado’, el dueño del hotel debe solucionar este problema de la inundación, que él creó”.

Por si algo faltara, cuando llueve las aguas obstaculizan los tres accesos a este fraccionamiento que tiene una antigüedad de 30 años.

Consuelo pide la ayuda de las autoridades para que pongan remedio a esta situación y advierte que de no hacerlo interpondrá una denuncia penal contra quien o quienes resulten responsables. “De alguna forma nos tienen que hacer caso”, dijo.

Entérese

La colonia Arboledas se ubica en la intersección de la carretera Saltillo-Monterrey y el bulevar José Narro Robles.

Tiene 30 años de antigüedad.

Los vecinos afirman que el hotel fue construido en donde antes fue una calle.