Mujeres cuyas fotografías se filtran en internet han acudido al Ministerio Público y señalan que los agentes se ríen de las acusaciones. CUARTOSCURO
“Me dicen que eso no es un delito porque no es violencia, ni acoso y que tampoco extorsión porque no me estaban pidiendo dinero", explica la denunciante

CDMX.- Aunque la “Ley Olimpia” se ha publicitado como una de las grandes victorias del feminismo en la vía institucional, cuando algunas mujeres cuyas fotografías se filtran en internet acuden al Ministerio Público, los agentes se ríen. No saben que en 21 estados del país la difusión no consentida de imágenes íntimas es un delito que se paga con prisión.

Janeth Rosas es una empresaria de 46 años de la CDMX que aceptó retratarse en la intimidad hace cinco años junto a su pareja, Jesús, con quien lleva 13 años de relación. “Mi hija de 24 años vino corriendo y me dijo ‘¡mamá saliste publicada con unas fotografías!’”, contó.

Cuando las imágenes se filtraron en una página de Facebook que se dedica a difamar mujeres, acudió a la Agencia 2 del MP, ubicada en la alcaldía Gustavo A. Madero.

“A ver, enséñeme las fotos, pero pues eso no es un delito”, fue lo que le dijo el primer agente que la atendió en ese lugar, donde permaneció dos horas esperando para que otro licenciado le cuestionara “¿y qué, a qué viene? Ay, no, siempre vienen a lo mismo y pues ustedes son las culpables, porque son las que se dejan fotografiar”.

Janeth intentó ahondar en su caso, pero el licenciado se negó a escucharla bajo el argumento de que él “no era su amigo”.

“Ellos lo único que querían era ver las fotos, saber el nombre de la página para el morbo”, expresó, y acudió a la Agencia 7, donde tampoco le hicieron caso.

“Me dicen que eso no es un delito porque no es violencia, ni acoso y que tampoco extorsión porque no me estaban pidiendo dinero. Me dicen es que no están afectando directamente mi persona. No es una violación (sexual). No pude levantar un acta”, explicó en entrevista.