Foto: Especial
Más de una decena de personas perdieron la vida en hechos distintos

Monterrey, Nuevo León.-  Nuevo León ajustará su estrategia de seguridad, después de un “martes sangriento” que dejó un saldo de una decena de personas sin vida en hechos distintos, registrados en Monterrey y su área metropolitana.

No obstante que el Secretario General de Gobierno, Manuel González dijo a la ciudadanía que no hay de que alarmarse adelantó que este viernes, alcaldes, secretarios de seguridad y mandos militares tendrán una reunión en las instalaciones de la Séptima Zona Militar.

“El gobernador convocó a todas las fuerzas de seguridad y a todos los presidentes municipales para apretar y coordinarnos más”, indicó.

Mencionó que la idea es que la situación no se salga del cauce normal que ya llevaba.

Sin embargo, González aclaró que de los 10 defunciones que se presentaron el martes, la mitad no está vinculada con la delincuencia organizada y dos de los decesos son consecuencia de sucesos registrados con anterioridad.

Entre los casos destaca la ejecución de un chofer de taxi que fue acribillado en Santa Catarina cuando bajaba a dos pasajeras, el hallazgo del cadáver de una mujer, en el interior de un ropero, en Escobedo y el de un joven, quien estaba reportado como desaparecido, en una vivienda en Escobedo.

A pesar de esos sucesos, el funcionario estatal dijo que no debe ser motivo de alarma.

“Esos son los números no tiene que ver con la delincuencia organizada, creo que no es motivo de alarma” sentenció, luego de aclarar que la mitad son del fuero común y dos vienen de delitos perpetrados con anterioridad.

En las últimos meses, Nuevo León ha tenido un repunte en los homicidios dolosos, según las cifras publicadas por la propia Fiscalía de Justicia establecen que el 2019 arrancó con 99 homicidios dolosos en enero; 110 se registraron en febrero; 67 en marzo, 67 en abril y repuntó con 80 en junio.