El químico e ingeniero nipón Akira Yoshino, reconocido con el Nobel de Química 2019 por su contribución al desarrollo de las baterías de ion-litio, agradeció que este año ponga la mirada en temas medioambientales.

El químico e ingeniero nipón Akira Yoshino, galardonado este miércoles con el Nobel de Química 2019 por su contribución al desarrollo de las baterías de ion-litio, agradeció que el premio de este año ponga el foco en temas medioambientales.

La Real Academia de las Ciencias Sueca "dió importancia a los temas medioambientales" y él se alegra mucho "de que el litio haya sido elegido para su premio". "Esto animará mucho a los jóvenes en muchos sectores en los que se están esforzando", dijo Yoshino en una rueda de prensa celebrada poco después de fallarse el galardón.

Yoshino (Osaka, 1948) atendió a la prensa exultante y sonriente desde la sede en Tokio de la empresa química Asahi Kasei, a cuyos laboratorios entró a trabajar en 1972 tras licenciarse y de la que actualmente es miembro honorífico.

"La función más importante de las baterías de litio es acumular energía. Se está avanzando en este campo, por ejemplo en los coches eléctricos, y es gracias al litio", que permite "guardar energía sostenible y permite su promoción", señaló el investigador.

El ganador del Premio Nobel de Química Akira Yoshino sonríe durante una conferencia de prensa en Tokio. Foto: AP

Yoshino, de 71 años, bromeó al principio de la comparecencia con que tenía la convicción de que el premio recaería sobre él en algún momento y reconoció que en la víspera, mientras veía el fallo del Nobel de Física, pensó que le gustaría ser el siguiente.

El ingeniero relató que su motivación para convertirse en académico fue la pasión de uno de sus maestros en primaria (cuando tenía 9 o 10 años), que hablaba sobre las maravillas de la ciencia.

Cuestionado sobre las cualidades que debe tener un buen científico, el japonés aseguró que "los investigadores deben ser flexibles de mente, pero al mismo tiempo ser fieles a sus metas".

"Es necesario un equilibrio entre flexibilidad y rigidez. Si eres muy flexible no puedes progresar y si eres muy duro, te romperás", afirmó.

El investigador recibió una llamada de felicitación del primer ministro Shinzo Abe en plena comparecencia, captada por las cámaras.

Yoshino es licenciado en Química por la Universidad de Kioto, donde cursó estudios hasta principios de la década de los 70, y en 2005 aprobó su doctorado en la materia en la Universidad de Osaka.

El japonés comparte el Nobel de Química 2019 con el alemán John B. Goodenough y el británico Stanley Whittingham.

A comienzos de la década de los setenta, Whittingan empleó el enorme impulso del litio para liberar su electrón más exterior, lo que llevó al desarrolló de la primera batería de litio funcional.

La contribución de Goodenough fue doblar el potencial de esa batería, creando las condiciones para que fuera más potente y útil.

Yoshino fue quien logró eliminar el litio puro de la batería para usar iones de litio, que son más seguros que el litio puro, lo que hizo que la batería funcionara en la práctica.