Epidemia. Tan sólo en China, origen del virus, 2 mil 744 personas han muerto y se han confirmado 78 mil 497 casos de coronavirus. EFE
El primer paciente confirmado con el virus COVID-19 en esta región es un hombre de 61 años que estuvo en Italia y volvió a Brasil tras una escala en París

BRASILIA, BRA.- El coronavirus llegó a Latinoamérica, la última región que no la padecía. Con la confirmación del primer caso de la enfermedad en Brasil, el mundo está más alerta que nunca, tomando nuevas medidas para protegerse de un mal que ha dejado más de 2 mil 700  muertos y más de 80 mil infectados en más de 40 países, la mayoría en China, donde se originó.

El primer paciente confirmado con el virus COVID-19 en esta región es un hombre de 61 años que estuvo en Italia y volvió a Brasil tras una escala en París, aunque las autoridades informaron que su estado no es grave, por lo que está en cuarentena domiciliaria y que se trata de un caso importado.

Todo esto supone que no sólo en Brasil sino en toda Latinoamérica se fortalezcan los protocolos de prevención, “ante la inminencia de la posible llegada del coronavirus”, como lo anunció Paraguay, que activó un Centro Operativo de Emergencias tras conocer la situación en el vecino país.

Ante esto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticado por su inacción para enfrentar a la enfermedad, convocó para una rueda de prensa para abordar el problema, tras acusar a la prensa de “hacer lo posible” para presentar la situación “lo peor posible”.

Asimismo el Ministerio de Salud de Perú informó que cinco hospitales están preparados para recibir a personas infectadas y el país tiene el equipo de laboratorio necesario para diagnosticar casos del virus dentro de las siguientes 24 horas.

Por su parte, el ministro argentino de Salud, Ginés González García, pidió a los ciudadanos reportar de manera inmediata cualquier síntoma de gripe, señalando que ese tipo de informes son la mejor herramienta contra la enfermedad, pero pidió a la gente no entrar en pánico.

El presidente guatemalteco Alejandro Giammattei declaró el nivel máximo de alerta de salud. Desde enero, la nación ha prohibido la entrada a gente procedente de China o a aquellos que tengan síntomas del brote. El resto de las naciones latinoamericanas se unieron a la difusión de prevención.