Francisco Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas | Foto: Especial
La Suprema Corte desechó la controversia constitucional promovida por el Congreso de Tamaulipas contra el desafuero del gobernador

CIUDAD DE MÉXICO.- Los 10 gobernadores integrantes de la Alianza Federalista aplaudieron y celebraron la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de desechar la controversia constitucional que presentó el Congreso de Tamaulipas para definir el fuero del gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

En un comunicado, los gobernadores federalistas pugnaron porque este caso marque un antecedente en todo lo referente al respeto hacia la autonomía de los estados, la división de poderes y el Estado de Derecho, pues fue labor titánica conformar una República Federalista y lo es más mantenerla fortalecida y pujante día tras día.

Cabe recordar que este viernes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó la controversia constitucional promovida por el Congreso de Tamaulipas contra el desafuero del gobernador y miembro de esta Alianza Federalista, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, pues determinó que no hay materia, dado que el Congreso local pudo ejercer sin cortapisas y debidamente su facultad de no homologación con la resolución emitida por el Congreso de la Unión.

Agregaron que la resolución de la Corte declara, además, que ello no vulnera el Estado de Derecho, sino que pone en tiempo y forma el procedimiento para que un gobernador, en su ejercicio democráticamente otorgado y en tanto funcionario público, pueda aclarar cualquier circunstancia y acusación en su contra, amparado bajo el correcto marco constitucional y legal y no pueda ser objeto de ningún injusto escrutinio de carácter político en el marco de una temporada electoral.

"Es decir, que pudo hacer lo que debía y lo hizo, además, correctamente, razón por la cual no puede dolerse de violación alguna a sus atribuciones. Dicho de otra manera, no procede el desafuero en contra de un gobernador democráticamente electo por el pueblo tamaulipeco y éste continua en funciones tal y como lo dicta la Constitución", dijeron los gobernadores aliancistas.

Lo anterior es un logro democrático y federal, además de que representa un bálsamo para el Estado de Derecho y la República.

No obstante, pone sobre la mesa la discusión democrática sobre una determinación de fondo y expresa sobre los alcances y competencias implícitos del artículo 111 constitucional, pues es necesario ratificar y fortalecer la autonomía y legitimidades democráticas de las entidades federativas, de sus congresos y de las facultades concurrentes de los poderes de gobierno.