Reactivación. Los dirigentes exponen que se puede hacer una rehabilitación integral económica sin olvidar otras regiones. Cuartoscuro
Los gobernadores de la oposición afirman que se puede beneficiar a otros estados

CDMX.- Los 10 gobernadores que integran la Alianza Federalista celebraron que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya firmado cuatro decretos para beneficiar a las franjas fronterizas del país, pero exhortaron a que haga extensivas incentivos acorde al resto de las entidades del país.

“Reconocemos la acertada ampliación de la vigencia al decreto publicado el 31 de diciembre de 2018 en el Diario Oficial de la Federación, en donde se otorgan estímulos fiscales a los municipios fronterizos de la franja norte como son la reducción al Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 8 por ciento; la reducción al Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 30 al 20 por ciento; y estímulos al IEPS para gasolina”, aseguraron los integrantes federalistas de la oposición.

Asimismo, destacaron el decreto de estímulos fiscales en la frontera sur de características similares al de la frontera norte (IVA y ISR) y un estímulo del IEPS a gasolinas, así como un decreto que establece los beneficios arancelarios en la zona libre de Chetumal.

“Reconocemos que es urgente y necesario impulsar la competitividad económica y el desarrollo de las regiones y de sus habitantes. También somos conscientes del dinamismo que estas regiones tienen al convivir con estados fronterizos, tanto de Estados Unidos como de Guatemala; sin embargo, creemos importante señalar que falta por acercar estímulos diferenciados a otras regiones productivas de nuestro país, ya que los beneficios podrían extenderse a entidades que, sin ubicarse en zonas fronterizas, contribuyen dentro de una economía integrada al crecimiento económico del país y al desarrollo y bienestar de todos los mexicanos”, explicaron.

Por otro lado, dijeron que están preocupados por el impacto que tendrán los ingresos federativos por el decreto emitido por el Titular del Ejecutivo Federal, dado que con la extinción de los fideicomisos —razón por la cual estamos presentando controversias constitucionales—, la reducción de las participaciones federales a los estados, la contingencia sanitaria y la crisis económica, este tipo de decisiones no deberían darse desde un ámbito unilateral, sino desde la experiencia de quienes viven y conocen sus circunstancias.

Es decir, la reactivación económica debe de ser integral, con espíritu federalista y no secesionista, de lo contrario se corre el riesgo de un crecimiento desequilibrado o lastrado.