Foto: Archivo
América Móvil precisó que su consejo de administración “ha tomado la determinación de no subsidiar ni financiar las operaciones de la entidad separada”

México.- América Móvil anunció hoy que impugnará los términos de implementación de la separación funcional de sus unidades proveedoras de servicios mayoristas fijos decretada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México.

Al confirmar en un comunicado que ha recibido la resolución del IFT que insta a una división mayoritaria de Telmex y Telnor, sus subsidiarias, la compañía que controla el magnate mexicano Carlos Slim, anunció que la misma “será impugnada conforme a las leyes aplicables”.

La empresa, que fue declarada agente económico preponderante en el sector, precisó que al ser una resolución de “cumplimiento obligatorio”, Telmex y Telnor “iniciarán el proceso de separación ordenado” conforme los términos y condiciones determinados por el regulador.

Telmex y Telnor tendrán un término de dos años para implementar la separación ordenada por el IFT, cuya resolución además establece un calendario y obligaciones de entrega de información periódica al mismo organismo.

Estas subsidiarias deberán separar legal y funcionalmente la provisión de sus servicios mayoritarios regulados a través de la creación de nuevas personas morales (entidad separada), que deberán tener un gobierno corporativo propio e independiente de las concesionarias de América Móvil.

Telmex y Telnor deberá crear una división interna que estará dedicada a prestar ciertos servicios mayoritarios a otros concesionarios, incluyendo la interconexión, la co-ubicación de ésta, los enlaces entre localidades y de larga distancia internacional.

Asimismo, prestarán servicios de reventa de línea telefónica, de banda ancha, paquetes y algunos servicios de compartición de infraestructura pasiva, incluyendo el uso compartido de torres, indicó el órgano regulador.

Las entidades separadas tomarán a su cargo los servicios mayoritarios relacionados con elementos de la red de acceso, enlaces dedicados de acceso local y los relativos a infraestructura pasiva asociada a dicha red, como los ductos, postes y derechos de vía.

La resolución del IFT establece que la “entidad separada” deberá tener el personal necesario para sus operaciones y que los derechos laborales individuales y colectivos adquiridos se respetan y no se modifican por la separación.

También deberá contar con los activos para prestar los servicios mayoristas que le son requeridos y deberán iniciar operaciones con una estructura financiera sana en sus obligaciones laborales y de operación.

Esta entidad será independiente, incluyendo financieramente, de América Móvil y de sus subsidiarias y sus costos deberán cubrirse a tráves de los servicios que proporcionará a los operadores, tanto los actuales como los nuevos, con los precios y condiciones que establezca el IFT.

América Móvil precisó que su consejo de administración “ha tomado la determinación de no subsidiar ni financiar las operaciones de la entidad separada”.

En marzo de 2014, el IFT ordenó a la compañía América Móvil desagregar su red local y compartir infraestructura al considerarla “agente económico preponderante”.