Luego de que Jorge Ramos le reclamara por solicitar al periódico transparentar quién les dio el borrador de la carta enviada al Rey de España y al Papa, Andrés Manuel López Obrador señala que su intención era otra

Durante su conferencia de prensa matutina de ayer, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que quería que el periódico Reforma revelara la fuente que filtró la carta que él envió a España, exigiendo disculpas por la Conquista. Sin embargo, esta mañana, luego de ser cuestionado por Jorge Ramos, el Presidente reviró y dijo que él nunca solicitó revelar sus fuentes y añadió que lo que quería era derecho de réplica.

Andrés Manuel aseguró que él no quiere cortar la libertad de expresión: "yo creo que garantizando la libertad de expresión, sin censura, no hacer lo que se hacía anteriormente cuando el Reforma protegía a gobiernos del periodo neoliberal, cuando protegió a Salinas, protegió a Zedillo y a todos. Tengo pruebas de que ayudó a legitimar el fraude electoral del 2006. Apoyó mi desafuero porque es un periódico conservador, pero independientemente de esa postura conservadora cuyo distintivo es la hipocresía, siempre se les va a garantizar el derecho a manifestarse", dijo.

Además, aseveró que en su gobierno nunca se atentará contra el periodismo y que "no va a pasar lo que sucedió cuando un gobierno de derecha expusló a José Gutiérres Vivó o lo que pasó en el sexenio pasado con Carmen Aristegui. No es un ataque a la libertad de prensa", subrayó.

A lo que Ramos replicó: "si usted hubiera revelado la carta, no tendrían que revelar las fuentes", a lo que el Presidente respondió: "lo dije desde el principio, si no quieren revelar las fuentes, no lo hagan. Quiero ejercer mi derecho a la réplica y que haya diálogo circular. Entonces por qué ellos sí pueden plantear que haya transparencia y yo no puedo pedir transparencia. En este caso se trata de una carta que se envió a un gobierno extranjero y que apareció en Reforma", puntualizó el mandatario.