Foto: Especial
“Hemos descubierto tres grandes yacimientos de hidrocarburos, se destinará a cubrir la demanda del mercado interno y se acabará con la práctica de importar crudo y gasolina para evitar el uso excesivo de combustibles fósiles”, inició en su discurso el presidente

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la su participación en la Cumbre de Líderes sobre el Clima, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a terminar con la importación de petróleo crudo y gasolina para reducir “el uso excesivo" de combustibles fósiles en México, así como modernizar las plantas hidroeléctricas con el propósito de generar energía limpia.

Además, presentó formalmente su propuesta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden de ampliar el programa Sembrando vida en Centroamérica para ordenar el flujo migratorio.

“Hemos descubierto tres grandes yacimientos de hidrocarburos, se destinará a cubrir la demanda del mercado interno y se acabará con la práctica de importar crudo y gasolina para evitar el uso excesivo de combustibles fósiles”, inició en su discurso el presidente López Obrador desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional y a mitad de su conferencia mañanera.

“Estamos modernizando nuestras plantas hidroeléctricas para reducir el uso de carbón en la producción de electricidad. La energía que se produce con agua es limpia y barata, (por ello), cambiamos turbinas antiguas y estamos modernizando las hidroeléctricas para aprovechar los embalses y generar energía sin construir nuevas presas y provocar afectaciones”, expresó el mandatario.

Insiste en apoyar “Sembrando Vida”

Enseguida, el titular del Ejecutivo federal dirigió su mensaje al presidente de Estados Unidos, Joe Biden –quien ya no estaba presente-- para hablar sobre el programa “Sembrando Vida”, considerado por López Obrador como “el esfuerzo más grande de reforestación en el mundo” y donde actualmente considera a 450 mil campesinos que reciben un jornal de 5 mil pesos mensuales por la plantación de un promedio de 700 millones de plantas de árboles frutales y maderables.

“La propuesta es que juntos ampliemos el programa en México y Centroamérica para generar un millón de empleos y plantar tres mil millones de árboles adicionales”, dijo el presidente en su mensaje a Biden, quien para ese momento ya no estaba presente en la Cumbre.

Después de la participación del presidente de Francia Emmanuel Macron, el mandatario estadunidense abandonó la sala y en su lugar se quedaron John Kerry, enviado especial para temas de cambio climático, y Anthony Blinken, secretario de Estado.

En su alocución, López Obrador señaló que su gobierno se compromete en analizar el aspecto social y que el gobierno de Estados Unidos asuma el compromiso de financiar el programa en países como Guatemala, Honduras y El Salvador

También reiteró su propuesta de que las autoridades estadunidenses ofrezcan una visa de empleo temporal a los campesinos centroamericanos que participen en el programad de reforestación durante tres años con la posibilidad de conseguir la residencia o doble nacionalidad tres años después.

“El fenómeno migratorio no se resuelve con medidas coercitivas sino con justicia y bienestar”, indicó el presidente.

Luego, elogió a su homologo Joe Biden, a quien calificó de “sensible” ante el tema migratorio, recordó que las grandes naciones han sido construidas por migrantes y dijo que, para dejar un planeta habitable a las próximas generaciones, es necesaria la fraternidad universal en este momento y planteó ordenar el flujo migratorio “con humanismo y juicio práctico”.