Solista. Marco Ángel González fue estudiante de la pianista Svetlana Logounova y del organista Víctor Urban. Foto: Vanguardia/OMAR SAUCEDO
Marco Ángel Sánchez deleitó a los asistentes con una variada selección musical, desde la Catedral de Santiago

El órgano de la Catedral de Santiago se convirtió en el protagonista de una noche musical a cargo del solista Marco Ángel Sánchez, en el marco del 23 Festival de Órgano Saltillo 2017, deleitó a los asistentes con una variada selección musical.

El organista fue alumno de Svetlana Logounova y de Víctor Urban en el Conservatorio Nacional, donde realizó sus primeros estudios. Debutó como solista en el 42 Festival Internacional de Órgano de Morelia y fue nombrado titular y custodio del órgano monumental de la Antigua Basílica de Guadalupe, actual Templo Expiatorio de Cristo Rey.

El concierto abrió con el “Preludio y Fuga en Re mayor”, de Johann Sebastian Bach. El compositor alemán fue ampliamente conocido por sus obras para órgano. Ésta fue escrita alrededor de 1710, cuando Bach contaba con 25 años.

A continuación interpretó la pieza “Chacona”, de Dietrich Buxtehude. Fue un gran organista y titular de la Iglesia Mariana en Lübeck, donde Bach le conoció y aprendió de él. En 1937 el compositor mexicano Carlos Chávez realizó un arreglo para orquesta de esta misma pieza.

La siguiente obra fue las “Variaciones sobre Weinen, Klagen, Sörgen, Sagen” del romántico Franz Liszt, quien realizó estos estudios basado en la pieza homónima de Bach, originalmente compuesta para piano, pero adaptada posteriormente por el propio autor a órgano.

Del mexicano José Jesús Estrada, Marco Sánchez tocó la obra “Noel en el estilo francés del siglo 18” y su “Carrillón de Bodas” para luego culminar con la pieza “Toccata Huasteca” de su maestro Víctor Urban.

Al final de la presentación, se invitó a que los asistentes acudieran a los eventos que se realizarán durante los siguientes jueves de este mes, en la Catedral de Santiago a las 20:00 horas.