Foto: Especial
Lorena estaba embarazada y le apuñalaron el vientre; Luisa quiso ayudarla y también fue asesinada

Tehuacán, Puebla.- Lorena Salazar y Luisa Cortés estaban cocinando en la casa donde trabajaban como empleadas domésticas en Tehuacán.

Eran las dos de la tarde del 14 de enero cuando entraron a la vivienda a asesinarlas. Un camino de sangre conducía hasta sus cuerpos que estuvieron ahí tirados sobre el suelo frío hasta las seis de la tarde que llegó la Fiscalía General del Estado (FGE).

Pensaron que se había tratado de un asalto, no fue así, al parecer el asesino sostenía una relación sentimental con Lorena, quien estaba embarazada y murió de una forma perturbadora. Su feminicida fue directo contra la bebé, la apuñaló tres veces en el vientre y después le disparó dos veces en la cabeza. Las autoridades creen que Luisa intervino para defender a su compañera, a ella la acuchillaron en la garganta.

Por la violencia con la que se cometió el doble feminicidio, inicialmente se pensó que pudo tratarse de un grupo de ladrones asesinos, pero ha trascendido que cámaras de seguridad del municipio captaron a un hombre en la zona.

Ese hombre, tal vez la pareja de Lorena, aunque no se sabe si es el padre de la bebé, entró a la casa a la una de la tarde y minutos después los vecinos escucharon gritos y detonaciones. Fue hasta las cuatro de la tarde cuando uno de los dueños de la casa llegó a comer y siguió el camino de sangre que lo llevó hasta sus empleadas.

Lorena y Luisa intentaron escapar, de la cocina a la sala y hasta que llegaron a una ventana cerca de la puerta. No lograron salir, ahí fueron asesinadas y sus cuerpos estaban casi abrazados uno sobre el otro sobre un charco de sangre.

En el sitio se embalaron dos casquillos de calibre .380.

Lorena Salazar Hernández, tenía 33 años, era originaria de la colonia San Isidro, en San Diego Chalma, junta auxiliar de Tehuacán. La necropsia del cuerpo de Lorena permitió confirmar que tenía ocho meses de gestación y esperaba a una niña.

Luisa Cortés Fierro, tenía de 28 años de edad, era originaria del municipio de Coyomeapan, pero vivía en la colonia Nicolás Bravo de Tehuacán.

La versión de las investigaciones de la Fiscalía General del Estado de forma extrao×cial señala que el hombre era conocido por ambas mujeres, pues lo dejaron entrar a sus casas, además refiere que ya han revisado sus redes sociales y aparece como amigo de las dos.