Detienen a presuntos responsables del homicidio, informó la Fiscalía | Foto: Especial
La Universidad Popular Autónoma de Puebla y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla confirmaron la muerte de tres estudiantes, dos de ellos de intercambio

Ximena Quijano Hernández (25 años), José Antonio Parada Cerpa (22 años) y Francisco Javier Tirado Márquez (22 años), estudiantes de Medicina, fueron asesinados en Puebla, confirmaron autoridades este lunes.

La Fiscalía estatal informó sobre la detención de tres personas, presuntos responsables de los homicidios.

José Antonio y Ximena eran estudiantes de intercambio, de nacionalidad colombiana. Francisco Javier era originario de Veracruz.

El medio local MTP Noticias detalló que los cuerpos de los jóvenes, y de un conductor del servicio Uber, José Manuel (28 años), fueron ubicados con impactos de bala en el predio de Los Tanques, en Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo.

En una conferencia de Puebla, las autoridades locales detallaron que los tres estudiantes habían acudido al carnaval de Huejotzingo, y tomaron un Uber cerca de las 22:15 horas del domingo.

Policías informaron sobre el hallazgo de los cuerpos la mañana de este lunes. Tras acudir a hacer las primeras investigaciones, fue encontrado el vehículo que habían tomado como Uber, y luego detenidos tres presuntos responsables.

Las autoridades no explicaron si ya hay un posible móvil o motivo por el que fueron asesinadas las cuatro personas.

“Francisco Javier fue una de las víctimas de la inseguridad que prevalece en el estado”, acusó la BUAP, en un comunicado.

“La madrugada de este lunes fue atacado junto con otras tres personas en la localidad de Santa Ana Xalmimilulco, perteneciente al municipio de Huejotzingo. Exigimos a las autoridades competentes el esclarecimiento de tan lamentables hechos y se aplique todo el peso de la ley a quienes resulten responsables”, agregó.

La UPAEP, en tanto, expresó “de forma contundente su indignación y preocupación por la escalada de inseguridad y violencia” que vive Puebla y en general el país, “que condena a las familias a vivir en una constante zozobra e incertidumbre”. 

Ximena Quijano Hernández y José Antonio Parada Cerpa, estudiantes de intercambio y médicos internos de pregrado, prestaban servicio en el Hospital General de Cholula.

“Condenamos con firmeza este acto de atroz cobardía, un ejemplo más de la violencia irracional, inseguridad e impunidad que, desgraciadamente, crece día con día. Exigimos a las autoridades la aplicación de la ley en forma pronta y expedita, para garantizar que no exista impunidad y que recuperemos la confianza.

¡México está herido! No puede seguir manchado por la sangre de jóvenes, niños y adultos. Debemos regresar al estado de justicia y paz que merecemos. Es compromiso de todos”, publicó la UPAEP.