Los Estados Árabes son la zona más mortífera para la práctica del periodismo, con un 30% de los asesinatos en el mundo; le siguen América Latina y el Caribe con un 26%; Asia y el Pacífico, con el 24%

Los asesinatos contra periodistas en el mundo aumentaron un 18% entre 2014 y 2018, respecto al quinquenio anterior, informó la UNESCO en un reporte en el que denunció que el 90% de los responsables de esos crímenes están impunes.

Con motivo del “Día Internacional para acabar con la impunidad de los crímenes contra periodistas”, que se conmemora el 2 de noviembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) presentó su informe “Ataques intensificados, nuevas defensas”, en el que denuncia la impunidad en torno al asesinato contra reporteros.

“Casi el 90 por ciento de los responsables del asesinato de mil 109 profesionales de la información en todo el mundo entre 2006 y 2018 no han sido condenados”, lamentó la organización en su informe.

Reveló que en lo que va de este año, hasta el 30 de octubre pasado, se registraron 44 muertes de trabajadores de la información, un número menor respecto al del mismo periodo del 2018 cuando fueron asesinados 90 periodistas.

La UNESCO reveló que entre 2017 y 2018, el 55% de los asesinatos contra periodistas se registró en zonas en las que no se vive un conflicto, tendencia que muestra “la naturaleza cambiante de los asesinatos a reporteros, que a menudo son blanco de ataques debido a sus reportajes sobre política, crimen y corrupción”.

Detalló que por regiones, los Estados Árabes son la zona más mortífera para la práctica del periodismo, con un 30% de los asesinatos en el mundo; le siguen América Latina y el Caribe con un 26%; Asia y el Pacífico, con el 24%.

“La libertad de expresión y de los medios de comunicación es esencial para fomentar el entendimiento, reforzar la democracia y progresar en nuestros esfuerzos para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, aseguró el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, con motivo de la efeméride.

En ese sentido señaló que “cuando se ataca a los periodistas, toda la sociedad paga el precio”.

“Si no podemos protegerlos (a los periodistas), nuestra capacidad para mantenernos informados y contribuir a la adopción de decisiones se ve gravemente obstaculizada”, agregó Guterres en un comunicado.

“Si los periodistas no pueden hacer su trabajo en condiciones de seguridad, nos enfrentamos a la perspectiva de un mundo de confusión y desinformación”, consideró.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, en su mensaje para el Día Internacional llamó a que “rindan cuentas todos los que ponen en peligro a los periodistas, todos los que los matan y todos los que no hacen nada para poner fin a esa violencia”.

“El fin de la vida de un periodista nunca debe ser el fin de la búsqueda de la verdad”, subrayó.

La UNESCO lanzó una campaña internacional de comunicación a través de las redes sociales. #LaVerdadSigueViva, desarrollada por la agencia Doyle Dane Bernbach (DDB) de París, Francia.

La campaña llama la atención sobre los peligros a los que se enfrentan los reporteros cerca de sus casas, destacando el hecho de que el 93 por ciento de los que son asesinados desarrollan su actividad en su localidad.