Usa Today
Jairzinho Rozenstruik consiguió una victoria que lo pone en la órbita de los pesos pesados

La UFC llegó a Washington con un evento estelar entre dos grandes pesos completos. Alistair Overeem y Jairzinho Rozenstruik dieron un gran combate.

Ambos tienen puños de acero y quedaba claro que si alguien quería obtener la victoria tendría que noquear a su rival.

Estuvo a punto de no ser así. A falta de cuatro segundos para culminar el combate, un puñetazo brutal de Rozenstruik acabó con el peleador holandés, que había dominado el combate. 

Además de la derrota, Overeem sufrió una de las lesiones faciales más duras que se han visto en la historia de la UFC. 

El peleador holandés tuvo un corte en el labio superior.

Incluso Dana White, presidente de la UFC, subió la imagen del labio del peleador con la leyenda: "Holy Shit", sorprendido por la lesión del Overeem, que venía de ganar sus dos combates previos.