Foto: Vanguardia/ Archivo
298 osos murieron como parte del plan para disminuir los encuentros entre esta especie y los humanos

FLORIDA. Cazadores dieron muerte a 298 osos negros en 48 horas en Florida, en la más controversial cacería registrada en ese estado en dos décadas, ante el repudio de organizaciones defensoras de los animales.
 
La Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC, por sus siglas en inglés) confirmó la cifra de muertes y dijo que la meta estimada era de 320 osos.
 
Se estima que hay más de tres mil osos negros en Florida, y las autoridades autorizaron tres mil 778 licencias que fueron utilizadas en dos días durante el pasado fin de semana, con ganancias de 380 mil dólares para el estado, según datos oficiales.
 
Con la reanudación de la caza, las autoridades buscan reducir la población de estos animales ante los encuentros cada vez mas frecuentes entre humanos y osos, que en muchas ocasiones se acercan a las casas a buscar comida en los botes de basura.
 
“La caza es sólo un componente de la estrategia de control del oso. La FWC continuará invirtiendo tiempo y recursos en educación, gestión de basura y la eliminación de los osos que representan una amenaza a la seguridad humana”, dijo la FWC en un comunicado.
 
Quienes se oponen a la caza de esta especie dicen que esta es innecesaria e incorrecta, y que un mejor control y el conocimiento de estos animales podrían prevenir posibles conflictos con los seres humanos.
 
“Esta caza es completamente innecesaria y no es apoyada por la ciencia o por la opinión pública”, señaló en un comunicado Kate MacFall, director estatal de la agrupación Humane Society de Florida.
 
MacFall señaló que no está comprobado que la caza osos reduzca los problemas en los barrios con estos animales y el estado debería ayudar a los ciudadanos a manejar mejor la basura y las fuentes de alimentos al aire libre.