Una cuidadora del Parque Serengeti de Hodenhagen, en Alemania, se encontraba dentro del vehículo que fue embestido salvajemente por el rinoceronte

Alemania.- Un rinoceronte atacó furioso el automóvil de una mujer que es cuidadora del Parque Serengeti de Hodenhagen, en Baja Sajonia, en el norte de Alemania

Por fortuna, la empleada del recinto sufrió solamente algunos moretones que no ponen en riesgo su vida, pero el vehículo sí quedó destrozado.

El hecho ocurrió el martes, cuando el rinoceronte llamado Kusini, de 30 años de edad, embistió salvajemente el vehículo de la cuidadora de este safari, causando severos daños en la unidad, informaron medios locales.

En un video difundido se muestra el momento exacto del ataque. En las imágenes se observa que el rinoceronte arremetió con sus cuernos contra el vehículo de la mujer y lo arrastró, levantó y lo volteó unas tres veces, mientras la víctima se encontraba en el interior.

El gerente del Parque Serengeti de Hodenhagen, Fabrizio Sepe, dio a conocer que la trabajadora del recinto no sufrió lesiones de gravedad, y explicó que el rinoceronte estaba alojado en el predio desde hace 18 meses, por lo que aún estaba en proceso de adaptación a su nuevo entorno.

De igual forma, aseguró que Kusini no representa ningún riesgo para los visitantes, pues este únicamente puede deambular por las instalaciones durante las mañanas y las noches, cuando el público ya se retira del complejo en sus propios vehículos. Sepe dijo a los medios que no entendía porqué el animal se había puesto furioso.

Sin embargo, el gerente del parque reconoció que el rinoceronte estaría mejor en un zoológico.

No obstante, manifestó que Kusini es un "animal muy valioso" que fue llevado a este parque con fines reproductivos para la conservación de su especie.

No es la primera que este parque alemán se convierte en noticia, pues a principios de este año un cuidador de animales por accidente quedó dentro de un recinto con dos leones que le provocaron fuertes heridas.

Cabe mencionar también que en el pasado mes de enero, un rinoceronte negro embistió un vehículo de Sam Vorster de una mujer, en el parque nacional de Kruger, en Sudáfrica.

La especialista se encontraba con un grupo de voluntarios cuando avistaron al animal y decidió aproximarse para examinarle más de cerca, preocupada por su aspecto físico.