Foto: Archivo
El monto de los malos manejos del gobierno de Javier Duarte, tan solo en estas nuevas denuncias, supera los 4 mil millones de pesos

Por Arturo Angel (@arturoangel20) para Animal Político

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó siete nuevas denuncias penales en la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la administración del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, por el presunto mal manejo y desvío de poco más de cuatro mil 300 millones de pesos, mismos que el gobierno federal transfirió al estado, y que debieron destinarse principalmente a acciones para mejorar la salud y seguridad en la entidad.

Las irregularidades encontradas, que no pudieron ser justificadas por la administración estatal, corresponden a los ejercicios de los años 2013, 2014 y 2015. Los auditores dieron un plazo al gobierno estatal para justiciar el destino de los recursos en muchos casos desaparecidos, pero al no haber explicación se presentaron las denuncias correspondientes.

La primera de este paquete de nuevas denuncias se presentó el pasado 18 de diciembre en la PGR. Los auditores reportaron que, de acuerdo con la auditoría 1423, la Secretaría de Finanzas de Veracruz (SEFIPLAN) se apoderó de 160 millones de pesos que recibió en 2013 como parte del Subsidio para la Seguridad Municipal (Subsemun).

El referido dinero debió haberse transferido a 16 municipios y estaba destinado para acciones de seguridad pero la Secretaría de Finanzas nunca los canalizó ni tampoco los devolvió a la Secretaría de Hacienda, sin que exista justificación para ello.

Luego, el 20 de diciembre la ASF presentó seis denuncias penales más. Uno de los casos corresponde a la desaparición de 139 millones de pesos que fueron transferidos a Veracruz como parte del denominado Programa de Apoyo para Fortalecer la Calidad de los Servicios de Salud en 2014. De acuerdo con la auditoría 785, el dinero debió ser transferido por SEFIPLAN a la Secretaria de Salud local, pero esto nunca sucedió.

En otra denuncia la ASF reportó que en 2014 el gobierno federal transfirió a SEFIPLAN cuatro mil 671 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud FASSA 2014. Pero Finanzas solo canalizó a los servicios de salud tres mil 669 millones de pesos, por lo que hay mil millones de pesos que no se entregaron ni se devolvieron.

De forma similar, en ese mismo año, la SEFIPLAN tampoco transfirió casi 216 millones de pesos que se le canalizaron como parte del componente de Salud del programa federal PROSPERA, y que debió entregar al Régimen de Salud estatal. Además 19 millones de pesos de este mismo fondo fueron triangulados a una cuenta distinta sin justificación para ello. Por este motivo se presentó otra de las nuevas denuncias en la PGR.

La ASF también denunció que en 2014 el gobierno de Duarte se apropió de 957 mil pesos del subsidio para la implementación del nuevo sistema penal, los cuales ni se ejercieron ni se devolvieron.

Las otras dos denuncias presentadas el pasado 20 de noviembre corresponden a irregularidades detectadas en la cuenta pública del año 2015, penúltimo de la administración de Duarte.

Un caso corresponde a la auditoría 1478-DS-GF que puso en evidencia que el cien por ciento del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas que recibió Veracruz en 2015, unos dos mil 109 millones de pesos, no fueron usados para proyectos de infraestructura o para fortalecer servicios de salud o educación.

En cambio, el gobierno de Duarte los utilizó para pagar la nómina de maestros de la entidad, lo cual no podía haberse hecho con este fondo pues para ello había otras partidas.

El otro caso corresponde a 645 millones de pesos del Fondo de Infraestructura Social para las Entidades FISE, que el gobierno de Duarte a través de la SEFIPLAN transfirió a cuentas ajenas donde no hay documentos que avalen en que se usaron. Es el 88 por ciento del monto total de este fondo.

En la revisión de este fondo, cuyas conclusiones se encuentran en el informe de resultados de la auditoría 1482-DF-GF, también se descubrió que Veracruz tenía un adeudo de unos 30 millones de pesos con distintos contratistas que simplemente no se pagaron.

Más de 70 denuncias, ni una sola resuelta... Lee la nota completa en Animal Político