El atentado con coche bomba, que se atribuyó el EI, fue cometido contra la gente que salía a hacer compras en el céntrico distrito de Karada para celebrar el final del mes de ayuno del Ramadán.

La cifra de muertos en el atentado terrorista del domingo en un popular barrio comercial de Bagdad aumentó a al menos 213, lo que lo convierte en uno de los peores desde la caída de Saddam Hussein en 2003, informó hoy a dpa el Ministerio de Salud de Irak.

Además, hay más de 300 heridos, varios de ellos de gravedad. El Departamento de Estado norteamericano habló de un "asesinato en masa" de inocentes y proclamó una lucha sin cuartel contra el autodenominado Estado Islámico (EI).

El atentado con coche bomba, que se atribuyó el EI, fue cometido contra la gente que salía a hacer compras en el céntrico distrito de Karada para celebrar el final del mes de ayuno del Ramadán. Entre las víctimas hay muchas mujeres y niños. La detonación y el incendio posterior destruyeron varios edificios casi por completo.

La bomba explotó a la 01:00 de la madrugada (22:00 GMT del sábado), una hora en la que los iraquíes salen a comprar regalos para la fiesta del Eid al Fitr, que marca el final del Ramadán, y a cenar, ya que durante las horas de luz la tradición marca que hay que hacer ayuno.

En un comunicado hecho circular por seguidores de la milicia Estado Islámico que dpa no pudo verificar, el grupo sunita se atribuyó el ataque y dijo que estuvo dirigido contra los chiitas. El EI considera herética a la rama chiita del islam y ya ha cometido muchos ataques contra este sector de la población iraquí.

El número de víctimas podría seguir aumentando porque hoy había aún muchos cadáveres sin identificar y seguían aparecieron restos bajo los escombros. Delante de los hospitales de Bagdad, la gente hacía cola para recibir información sobre familiares desaparecidos.

El atentado se produjo al día siguiente de otro perpetrado contra un restaurante en Bangladech con 22 muertos y días después de otro contra el aeropuerto en Estambul. En todos los casos, el EI reivindicó ser el responsable.

Se produjo además una semana después de que la milicia terrorista perdiera el control sobre su bastión de Faluya, en el oeste de Irak, derrotada por el Ejército y las milicias chiitas.

Iraquíes rezan junto a los ataúdes de las víctimas de un ataque suicida con coche bomba en Bagdad durante su funeral en Nayaf, en el sur de Irak. Foto EFE

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció tres días de duelo y nuevas medidas de seguridad. Entre otras medidas, ordenó al Ministerio del Interior reforzar los controles de los vehículos en las calles de la capital iraquí.

Por otra parte, un atacante suicida se inmoló hoy frente al consulado estadounidense en Yeda, en el oeste de Arabia Saudí, causando provocando heridas a dos funcionarios de seguridad, informó el Ministerio del Interior.

La emisora Al Yazira señaló que en la noche del domingo a los guardias les llamó la atención un hombre que estaba en el estacionamiento de un hospital que se ubica enfrente del consulado. Cuando se acercaron a él, detonó un cinturón explosivo.

Varias personas están siendo interrogadas, indicaron fuentes de seguridad citadas por Al Yazira. El Departamento de Estado informó de que todos los empleados del consulado están bien. Se desconoce si el EI está relacionado con el hecho, cometido en vísperas del Día de la Independencia de Estados Unidos, el 4 de julio.