Predio donde fue detenido Jose Antonio Yepez Ortiz, alias “El Marro”, el cual se ubica sobre la carretera Celaya-Juventino Rosas. Cuartoscuro
En menos de un día tras su captura asesinan a 16 personas en la entidad

GUANAJUATO, GTO.- La detención de José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, no significa que el “Cártel Jalisco Nueva Generación” sea ahora la organización criminal dominante en la región. La guerra no  ha terminado y la violencia tampoco.

En las 24 horas siguientes a la captura del presunto líder del “Cártel Santa Rosa de Lima” fueron asesinadas 16 personas en la entidad.

David Saucedo Torres, doctor en Seguridad Nacional por la Universidad Complutense de Madrid, explicó que a pesar de la detención de “El Marro”, “la guerra aún no termina”.

Afirmó que el “Cártel Jalisco Nueva Generación”, liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, no se quedó como “el dueño” absoluto del estado.

Precisó que Guanajuato vive tres guerras criminales paralelas: “Por un lado, el conflicto que se hizo más mediático entre el Jalisco Nueva Generación y el Santa Rosa de Lima”, en los municipios de Salamanca, Celaya, los Apaseos e Irapuato.

Te puede interesar

Saucedo Torres expuso que una guerra criminal muy particular tiene su epicentro en la ciudad de León. Se trata del enfrentamiento entre el “Cártel Jalisco Nueva Generación” y dos grupos locales: La Unión de León y el “Cártel Nueva Plaza”, este último liderado por Érick Valencia, conocido como El 85.

El tercer frente está en el sur del estado, entre el “Jalisco Nueva Generación” y el cártel michoacano de “Los Viagras”.

El especialista en seguridad precisó que la disputa entre el “Cártel Jalisco Nueva Generación” y el del “Cártel Santa Rosa de Lima” se ha hecho más visible por los mensajes que lanzan ambos grupos en redes sociales.

“Pero la realidad es que, en lo que va del año, el municipio de León ya rebasa los 400 muertos y, en Celaya, los 350. Es decir, hay una violencia más mortífera en León”, expuso.

En el caso de la zona de predominancia del “Cártel Santa Rosa de Lima”, enfatizó en que se ven más eventos de narcoterrorismo, como coches bomba, narcobloqueos y masacres.

Saucedo Torres explicó que el del “Cártel Santa Rosa de Lima” tomó como estrategia de guerra atacar a la población civil, situación que no ocurre en León, donde los ataques son entre los criminales.