Foto: Especial
Todo comenzó por una acusación anónima por supuesto acoso contra una menor de edad, la cual según el músico era falsa

“Aunque se supiera la verdad y se aclarara, incluso penalmente, ya me hicieron polvo, ya no tengo credibilidad como músico y fotógrafo y como escritor, que a parte, la mayoría de las cosas que hago son para niños ¿no? y adolescentes, entonces, me voy a quedar sin trabajo. Tarde o temprano la gente va ir abandonándome, porque una editorial no va a publicar un libro mío no porque crea que soy un pederasta, sino porque a la editorial no le conviene tener alguien que está en entredicho”, así reaccionó Armando Vega-Gil a la denuncia en Twitter que se hizo en su contra.

El mensaje, grabado en un audio de Whatsapp, fue compartido por su amigo Víctor Salcido:

El pasado domingo, la cuenta de Twitter #MeTooMúsicosMexicanos (@metoomusicamx) publicó una acusación anónima por supuesto acoso contra una menor de edad:

Foto: Especial
Foto: Especial
Foto: Especial
Foto: Especial

Tras esto, el famoso músico decidió cortar su vida.