Foto: Especial
El presidente dice que ya no se pueden catalogar como crímenes de Estado, ya que él, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas y mandatario no permitirá actos de injusticia

Tlapa de Comonfort, Gro. Ante integrantes de comunidades indígenas de la región, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y la muerte del líder del Frente Popular de la Montaña (FPM), Arnulfo Cerón Soriano, y cuyo cuerpo fue hallado en una fosa clandestina tras permanecer desaparecido durante 40 días, ya no se pueden catalogar como crímenes de Estado, ya que él, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas y mandatario no permitirá actos de injusticia.

Además, ofreció protección a quienes tengan información sobre ambos casos, incluso si se trata de quienes hayan participado en hechos delictivos.

El mandatario continuó este domingo una gira de trabajo por Guerrero, como parte del acercamiento a comunidades de pueblos originarios en el país.

Entre los asistentes al acto desarrollado en la unidad deportiva Tlalpa, en la cabecera municipal de dicha demarcación -cercana a los límites del estado de Guerrero con Oaxaca y Puebla- se observaron decenas de pancartas y lonas en las que denuncian casos de desaparecidos en el estado, acompañados de reclamos de justicia. Uno de los casos fue el de Arnulfo Cerón.

Durante su mensaje ante representantes de los pueblos mixteco, tlapaneco, amuzgo y náhuatl, el presidente López Obrador sostuvo que su gobierno no dejará de buscar a los 43 normalistas, “porque tengo el compromiso de dar a conocer toda la verdad” y subrayó que no escatimará recursos en esa tarea.

“También decirles a los que tiene información, que participaron en hechos delictivos, si ellos quieren ayudar a que se sepan las cosas, el gobierno los va a proteger, lo que necesitamos es conocer la verdad siempre y cuando no se trata de crímenes de Estado, siempre se llega a la verdad, si hay voluntad política de la autoridad”.

Reconoció que cuando son crímenes de Estado es muy difícil conocer la verdad de fondo, pero “en el caso de Arnulfo y de los jóvenes de Ayotzinapa no se puede hablar de crimen de Estado, porque ahora el representante del Estado mexicano, comandante supremo de las Fuerzas Armadas, el presidente de la República, el que les habla, no va a permitir ninguna injusticia, no va a permitir ningún Estado autoritario”.

Antes, al hablar del caso de Cerón Soriano, indicó que ya están detenidos autores materiales pero “se tiene que saber sobre los autores intelectuales, y que les quede claro, es un gobierno nuevo, no se protege a nadie”.

Por su parte, el titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, ante las denuncias de casos desaparecidos, compartió el clamor de justicia.

También, previo al acto, al salir del hotel en el que se hospedó el mandatario en Tlapa, un grupo de mujeres se acercó para pedirle la continuidad del Centro Ciudad de las Mujeres de Tlapa, que opera desde 2015, y con el cual, señalaron, se atiende a mujeres indígenas de 19 municipios con servicios encaminados a la salud y a una vida libre de violencia.

Por medio de una carta que entregaron al presidente, señalaron que hasta la fecha hay incertidumbre del centro ya que no han tenido respuesta de ninguna autoridad al respecto. En un breve diálogo, el mandatario les respondió que “ahora el apoyo es directo pero vamos a buscar la forma”, y les pidió hablar con la secretaria del Bienestar, María Luisa Albores.