"Tuvimos que remover clavos de los rostros de los niños": Un indigente describe como ayudó a las víctimas del ataque de Manchester

Un indigente ha dado un recuento estremecedor del momento en que se apresuró para ayudar a jóvenes severamente heridos, posterior al ataque en el Manchester Arena.

Stephen Jones estaba durmiendo cerca de la sede, el lunes por la noche, cuando escuchó un estruendo, lo que inicialmente lo hizo pensar que eran fuegos artificiales.

“Entonces, me di cuenta de que estaba ocurriendo y vi jóvenes venir hacia mí, gritando cubiertos de sangre”, cuenta el hombre de 35 años.

El recuerda a los jóvenes limpiando la sangre de sus ojos, antes de darse cuenta de sus terribles heridas.

“Tuvimos que remover clavos y pedazos de vidrio de sus brazos y rostros,” el comenta.

El describe una escena de devastación: los cuerpos sembrados en el suelo rodeados de madres “histéricas”.

“No hemos dormido más en la noche, por lo que hemos visto”.

El ataque, lo realizó un hombre suicida en solitario, con objetivo al final del concierto de Ariana Grande, asesinando al menos 22 personas e hiriendo decenas de personas.La victima más joven reconocida ha sido una niña de ocho años.

Jones, un obrero quién ha estado durmiendo en la calle por más de un año, añade: “No habría sido capaz de vivir conmigo, si yo sólo me hubiera ido”.

“Sólo porque soy un indigente, no significa que no tenga un buen corazón”.

“Hay mucha gente buena en Manchester, que nos han ayudado y necesitamos dar ayuda de regreso”.

Con información de ITV News