Foto: AP
El presidente de EU le propuso a su homólogo ruso “una cumbre en un tercer país” para conversar sobre todos los temas que enfrentan las dos naciones

El presidente estadounidense, Joe Biden, exigió este martes 13 de abril a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que “rebaje las tensiones” con Ucrania, durante una llamada telefónica en la que expresó su “preocupación” por la movilización militar rusa en la frontera con ese país.

Durante la conversación, Biden también le propuso a Putin mantener “una cumbre en un tercer país” en algún momento de los “próximos meses”, para “conversar sobre todos los temas que enfrentan Estados Unidos y Rusia”, informó la Casa Blanca en un comunicado.

La llamada fue la segunda entre ambos que se ha hecho pública desde que Biden llegó al poder en enero, y se produjo después de que Rusia anunciara que había enviado dos ejércitos y tres unidades aerotransportadas a sus fronteras occidentales.

“El presidente Biden expresó nuestras preocupaciones por el repentino aumento de tropas en la Crimea ocupada y en las fronteras de Ucrania, y pidió a Rusia que rebaje las tensiones”, afirmó la Casa Blanca.

Ucrania ha alertado en las últimas semanas a la comunidad internacional del aumento de la presencia militar rusa cerca de su frontera y en Crimea, además del incremento de las violaciones del alto al fuego en el Donbás, donde desde 2014 se enfrentan el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos.

Biden “enfatizó el férreo compromiso de Estados Unidos con la soberanía e integridad territorial de Ucrania”, de acuerdo con su oficina.

Moscú aseguró este martes que el movimiento de tropas a la frontera se enmarca en ejercicios militares para hacer frente a las actividades de la OTAN, cuyo secretario general, Jens Stoltenberg, reclamó después de que Rusia detenga “de manera inmediata” su movilización alrededor de Ucrania.

Durante la conversación, Biden también le dejó claro a Putin “que Estados Unidos actuará de forma firme en defensa de sus intereses nacionales como respuesta a las acciones de Rusia, como sus intrusiones cibernéticas y su interferencia electoral”, indica el comunicado.

EU sospecha que Rusia estuvo detrás de un ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del Gobierno federal y grandes compañías del país mediante un programa de la empresa SolarWinds, y ha prometido que habrá represalias por lo ocurrido en cuestión de “semanas”.

El Kremlin ha negado tanto cualquier injerencia electoral como una implicación en el ciberataque de SolarWinds, y a la tensión por esos temas se ha sumado la situación en Ucrania y la decisión de Biden de describir a Putin como un “asesino” durante una entrevista en marzo.

Sin embargo, Biden insistió en la llamada en que quiere “construir una relación estable y predecible con Rusia, de forma coherente con los intereses estadounidenses”, y por eso le propuso mantener una cumbre, según la Casa Blanca.