Canadá tiene programado recibir durante el primer trimestre del año cuatro millones de dosis de la vacuna de Pfizer y dos millones de dosis de Moderna. ESPECIAL
El primer ministro canadiense añadió que la relación de Canadá con Europa le permite confiar que "los contratos que hemos firmado y las cadenas de suministro que hemos establecido con los fabricantes europeos están en buena forma

Toronto.- El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, afirmó este martes que está intentando conseguir que Ottawa no se vea afectada por la posible limitación europea a la exportación de vacunas producidas en la Unión Europea (UE) y que "los contratos firmados por Canadá sean respetados".

Trudeau afirmó durante una rueda de prensa celebrada este martes que mantuvo una conversación telefónica con el consejero delegado de la farmacéutica Moderna, Stéphane Bancel, quien le aseguró que la compañía mantendrá los envíos de su vacuna contra la COVID-19 tal y como estaban comprometidos.

Trudeau también señaló que el martes, el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, le aseguró que reiniciarán el envío de vacunas en febrero.

Canadá prevé recibir la próxima semana 230.400 dosis de la vacuna de Moderna. Pero las plantas de producción de Moderna están situadas en Suiza y Estados Unidos, fuera de la jurisdicción de la UE.

El país dejó de recibir esta semana los envíos comprometidos por Pfizer, empresa que produce su vacuna contra la COVID-19 en Bruselas lo que está amenazando la campaña de vacunación en el país y ha colocado a Trudeau en el centro de las críticas de los partidos de la oposición.

Además, las autoridades canadienses han advertido que el suministro de Pfizer será reducido en las próximas semanas por problemas de producción en la planta belga.

Canadá tiene programado recibir durante el primer trimestre del año cuatro millones de dosis de la vacuna de Pfizer y dos millones de dosis de Moderna.

La Unión Europea ha advertido en las últimas horas a las compañías farmacéuticas que han desarrollado vacunas con la ayuda financiera de la UE, que no permitirá retrasos en el suministro de la dosis comprometidas y las autoridades europeas han apuntado a la posibilidad de limitar la exportación de vacunas.

Trudeau afirmó que esa posibilidad sería "muy preocupante, por supuesto" y que "estamos en comunicación con nuestros socios en Europa para asegurarnos que los contratos firmados por Canadá sean respetados".

El primer ministro canadiense añadió que la relación de Canadá con Europa le permite confiar que "los contratos que hemos firmado y las cadenas de suministro que hemos establecido con los fabricantes europeos están en buena forma. Seguiremos trabajando de forma muy estrecha para asegurar que Canadá recibe todas las dosis que hemos contratado".

Trudeau también advirtió este martes que el Gobierno canadiense está planeando imponer más limitaciones a los viajes, tanto nacionales como internacionales, para reducir el número de contagios y la llegada al país de nuevas variantes del coronavirus.

Los jefes de gobierno de algunas de las principales provincias canadienses han solicitado a Ottawa que prohíba todos los viajes internacionales que no sean considerados esenciales.

También este martes se informó que la empresa farmacéutica canadiense Providence Therapeutics ha iniciado el ensayo clínico de una vacuna contra la COVID-19 desarrollada en Canadá. Si los ensayos muestran resultados positivos, la vacuna podría estar lista para su distribución a finales de año.