miles de estudiantes de Cataluña manifestandose a favor del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, sin que se hayan producido incidentes. EFE/Jaume Sellart
Los agentes de la Guardia Urbana bloquean la entrada a los depósitos municipales, para evitar que el material electoral se utilice en el referéndum de independencia fijado para el domingo

Las urnas electorales están bajo control en Barcelona; agentes de la Guardia Civil bloquearon el acceso a depósitos municipales para evitar que material electoral sea utilizado en el referéndum catalán para la independencia fijado para el domingo 1 de Octubre.

Los policías municipales, que dependen del estado español, impiden que cualquiera pueda acceder a los sitios de Calle Perú, incluyendo a sus empleados.

Según fuentes municipales, la guardia urbana intervino por orden de la Fiscalía, ya que los materiales electorales estatales no puedan ser utilizados en la consulta, declarada ilegal por el Tribunal Constitucional.

Mientras tanto, miles de estudiantes marchan por las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas en apoyo al referéndum del domingo. Envueltos con las banderas de Cataluña, entonando slogans para exigir el derecho al voto, respondiendo a lo que ellos definen como una intensificación de la represión por parte del gobierno central en vista de la cita electoral.

La plataforma Universidades por la República, que ha convocado las manifestaciones, explicaron que la huelga es llevar a cabo “una campaña que el Estado español no conduce con normalidad”.

“Domingo votaremos”, agregó un portavoz. Entre las pancartas expuestas se dice: “Cuando la dictadura es un hecho, la revolución es un derecho”.

Las protestas de los jóvenes hacen eco en las numerosas apelaciones lanzadas en los últimos días del gobierno catalán para exigir una mediación con el ejecutivo español.

Desde el alcalde de Barcelona, ​​Ida Colau, al Grupo de Verdes del Parlamento Europeo, quien el miércoles escribió al vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, pidiéndole que facilite el diálogo entre las autoridades. Esta mañana, el jefe del Departamento de Asuntos Exteriores del Gobierno de Cataluña, Raúl Romeva, de Bruselas, invitó a la Comisión a "defender" los principios democráticos que, según él, serían violados por la "represión" del gobierno de Madrid.

Pero en Cataluña, a través del portavoz del Comisario europeo Alexander Winterstein, dijo: “No tenemos otros comentarios que hacer sobre este tema ". En la Unión Europea, hay preocupación por la crisis en España, luego añadió una fuente comunitaria, pero la Comisión tiene la intención de abordar la cuestión como una “crisis nacional ".

Con información de La Repubblica