Tras el asesinato, las pequeñas llamaron a la policía para que las llevaran a su casa y en el trayecto se tomaron una selfie
Los menores golpearon con una pala, un televisor, una mesa y una impresora, a Angela Wrightson, de 39 años, quien se encontraba bajo los efectos del alcohol

INGLATERRA.- Dos niñas de 14 y 15 años fueron condenadas a cadena perpetua revisable, con una pena mínima de prisión de 15 años, por torturar y asesinar a una mujer en Durham, Inglaterra.

Los menores torturaron por unas siete horas a Angela Wrightson, de 39 años, quien se encontraba bajo los efectos del alcohol; utilizaron una pala, un televisor, una mesa y hasta una impresora para atacar a la víctima.

Una de las niñas compartió en redes sociales una imagen en la que aparece posando junto a la mujer que ya presentaba golpes en su rostro.

Tras el asesinato, las pequeñas llamaron a la policía para que las llevaran a su casa y en el trayecto se tomaron una selfie.

El informe forense revela que el cuerpo de la mujer presenta más de 100 heridas graves.